14 de enero de 2015 19:27

550 aves son halladas muertas en la costa mexicana por cambio climático 

Miembros de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) encontraron un total de 550 aves y cuatro lobos marinos muertos en el Puerto San Felipe (México). Foto: EFE/ Profepa.

Miembros de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) encontraron un total de 550 aves y cuatro lobos marinos muertos en el Puerto San Felipe (México). Foto: EFE/ Profepa.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Carla Sandoval

Un total de 550 aves y cuatro lobos marinos fueron encontrados muertos en el Puerto de San Felipe, en el estado mexicano de Baja California, por razones que apuntan al cambio climático, informó hoy (14 de enero) la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

En un comunicado, la institución señaló que los animales fueron localizados a lo largo de un tramo de 10 kilómetros por los servicios de vigilancia de la Profepa que realizan su actividad de forma permanente en el estado norteño.

Al no suponer "ningún riesgo sanitario para las personas y otras especies animales", los ejemplares -entre los que se encuentran patos buzo, cormoranes y pelícanos- fueron retirados con bolsas de plástico para su posterior sepultura.

Teniendo en cuenta los casos de muerte de aves marinas ocurridos en otros países por circunstancias similares, la Profepa considera que la justificación más probable de este hecho se encuentre relacionada con el cambio climático.

"Las variaciones en la temperatura del agua ocasionan que los bancos de peces se ubiquen a una mayor profundidad, y en consecuencia, las aves no pueden obtener su principal fuente de alimento", explicó la entidad.

Un equipo formado por inspectores de la Profepa y personal del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) tomó muestras de los ejemplares fallecidos, que serán sometidos a unos estudios de laboratorio para su análisis patológico, con el apoyo del Instituto de Investigaciones en Ciencias Veterinarias de la Universidad Autónoma de Baja California.

Como medida de precaución, se ha procedido al cierre de la zona marítima terrestre y se recomienda a la población que, en caso de hallar animales muertos, no se les toque ni manipule, sino que se avise de inmediato a las autoridades locales.

Asimismo, los inspectores continúan haciendo recorridos por la playa, en colaboración con la Secretaría de Marina (Semar) y el Senasica, para monitorear la zona, que comienza en la escollera del Puerto de San Felipe y se extiende hacia el sur.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)