10 de junio de 2016 00:00

El atuendo de la mujer kichwa de Otavalo es elegante y costoso

La ropa de la mujer kichwa otavalo está compuesta, al menos, por 10 piezas, entre las que se incluye la bisutería

La ropa de la mujer kichwa otavalo está compuesta, al menos, por 10 piezas, entre las que se incluye la bisutería. Foto: Francisco Espinoza/para EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 12
Triste 1
Indiferente 7
Sorprendido 20
Contento 29
Washington Benalcázar
(F-Contenido -Intercultural)

Para mantener a una mujer otavaleña hay que tener plata. Así bromea Germán Cacuango, propietario de la tienda de ropa tradicional Janeth Bordados, ubicada en la ciudad de Otavalo, en Imbabura.

Se refiere a los costos del atuendo femenino kichwa -del pueblo Otavalo- que fluctúa entre los USD 250 y 4 000. En su local se destacan las blusas blancas con figuras bordadas con hilos multicolores. También, telas rectangulares en tonos azules y negros, que las mujeres usan como anacos (faldas). Además, decenas de fajas -que se usan en la cintura- repletas de formas y colores.

La vestimenta de la mujer está compuesta por 10 piezas, explica Lucila Morales, que confecciona blusas bordadas desde hace cinco años. Una de esas prendas es la denominada humaguatarina, una tela doblada que las mujeres se colocan sobre la cabeza.

Además de la camisa y del anaco, también lucen dos fajas atadas a la cintura y vistosas cintas para el cabello. El vestuario lo complementan con el reboso -una tela que se cruza por debajo del brazo y se amarra en el hombro contrario - y la fachalina. Esta última es de lana, según la tradición. Las damas la llevan adelante cuando están casadas y a un costado cuando aún son solteras.

En los pies lucen un par de alpargatas blancas. Los complementos son aretes y collares de oro y manillas de coral. Solo la bisutería bordea los USD 3 000. Pero también hay joyas de fantasía. Antes, las mujeres con más poder económico usaban más collares.

En la zona urbana de Otavalo hay 160 locales, según un registro municipal, donde se pueden encontrar algunos o todos estos implementos. La mayoría son tiendas de ropa que ofertan atuendos kichwas para las mujeres de los pueblos Otavalo y Kayambi.

Junio es uno de los meses cuando más se compran estas prendas. Esto, debido a que a hombres y mujeres les gusta danzar con ropa nueva en el Inti Raymi (Fiesta del Sol).

 Una de ellas es María Cacuango, de 52 años. Comenta que adquiere ropa nueva siempre que hay estas celebraciones, además de bautizos y matrimonios. Tiene ocho trajes. Por lo general, usa un anaco blanco, por debajo y uno oscuro, encima.

Según Cacuango, casi todas las mujeres tienen atuendos baratos y costosos. Los primeros son para el uso cotidiano y los otros para ocasiones especiales.

Los costos de las prendas dependen de la calidad y de si son elaborados a mano o en máquina, explica Galo Córdova, de Bordados Gladys.

Las blusas pueden ser de poliéster, dacrón o algodón. Las más económicas oscilan entre USD 30 y 40, y los bordados son computarizados.

En Bordados Gladys también se pueden encontrar blusas de USD 150, en dacrón español y bordados a mano. Mientras que los anacos más caros son de casimir importado, de hasta USD 200.
La mayoría de tiendas de ropa están dedicadas a la mujer porque, comenta Cacuango, son las más vanidosas.

La vestimenta del hombre está compuesta por un pantalón, camisa y alpargatas blancas. Lo complementan un poncho y sombrero. Estos últimos son los más caros. El poncho varía entre los USD 60 y 500.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (19)
No (5)