9 de diciembre de 2016 12:09

Varios miembros de la industria musical ecuatoriana solicitan una reunión con Rafel Correa

Juan Fernando Velasco, Fausto Miño, Darío Castro, Douglas Bastidas, Máximo Escaleras, Sebastián García, Steven Daeganis 'Stitch', Rubén Barba, Fernando Pacheco y Nathaly Silvana, entre otros artistas, se reunieron la tarde del jueves 8 de noviembre de 201

Juan Fernando Velasco, Fausto Miño, Darío Castro, Douglas Bastidas, Máximo Escaleras, Sebastián García, Steven Daeganis 'Stitch', Rubén Barba, Fernando Pacheco y Nathaly Silvana, entre otros artistas, se reunieron la tarde del jueves 8 de noviembre de 2016 para pedir un espacio con el primer mandatario. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 15
Triste 1
Indiferente 7
Sorprendido 2
Contento 3
Pamela Castillo
Redactora (I)

Algunos de los autores, compositores e intérpretes ecuatorianos más conocidos manifestaron su preocupación por el veto del Ejecutivo a la ley conocida como Código Ingenios, del pasado 29 de noviembre de 2016. Ante esta decisión, varios músicos ecuatorianos y representantes de la industria musical solicitan una reunión con el presidente, Rafael Correa, para explicarle el daño que este veto les ocasiona. Sin embargo, aún no han hecho ningún requerimiento oficial para que la reunión con el Presidente ocurra.

Juan Fernando Velasco, Fausto Miño, Darío Castro, Douglas Bastidas, Máximo Escaleras, Sebastián García, Steven Daeganis 'Stitch', Rubén Barba, Fernando Pacheco y Nathaly Silvana, entre otros artistas, se reunieron la tarde del jueves 8 de noviembre de 2016 para pedir un espacio con el primer mandatario. “Queremos creer que el Presidente está mal asesorado y que no es la actitud de este Gobierno generarle el daño que le va a generar este veto a la industria”, dijo Velasco, quien participó activamente en la campaña que apoyaba la aprobación del Código Ingenios.

¿Qué es el Código Ingenios?

En reemplazo de la antigua Ley de Propiedad Intelectual, el Código se aprobó en octubre de este año, con algunas cláusulas en beneficio de los compositores e intérpretes. De acuerdo con el cantante Juan Fernando Velasco, quien encabeza la solicitud de conversar con Rafael Correa, se trabajó durante dos años en la realización del Código, entre autores, compositores, intérpretes, el Instituto de Propiedad Intelectual (IEPI) y la Senescyt; desde estas dos últimas instituciones surgió la iniciativa del Código.

El artículo 573 de ese proyecto, que fue uno de los que cambió el veto del Ejecutivo, habla sobre los espectáculos públicos: “El organizador de un espectáculo público deberá obtener la autorización o licencia por parte de los titulares de derechos y sus representantes. Esto, con el objetivo de respaldar los réditos para los artistas”, decía el texto original.

Antes del veto, explica Velasco, las canciones serían administradas por la Sociedad de Autores y Compositores del Ecuador (Sayce) y se pagaba por adelantado por el derecho a utilizar la propiedad intelectual en los eventos públicos. Con el veto, ese cobro previo ya no es un requisito para obtener el permiso para el espectáculo. La consideración que se hace es que los dueños de los derechos de autor de una obra o sus representantes pueden ejercer sus derechos de cobro por las vías judiciales existentes para el efecto, en el caso de incumplimiento en el pago de sus derechos por parte de un organizador de un espectáculo público. Es decir, que puede hacerse también después de realizado el concierto.

“¿Qué significa que se realice el pago de manera ulterior? De las veces que no se realizó el pago de manera previa, la Sayce solamente llegó a recaudar el 5% de los espectáculos que se realizaron en Ecuador. Acaba de haber el show de Chino y Nacho, que no contaron con esta disposición de que se debía hacerse el pago de manera previa, y ese dinero no se recaudará”, dijo Velasco.

La situación de los artistas

Con la posibilidad de que se haga un pago ulterior de los derechos de autor, la Sayce podría dejar de percibir una importante fuente de recursos económicos para los autores y compositores ecuatorianos si es que los mecanismos de cobro no son efectivos, de acuerdo a los denunciantes. Las canciones que sonaron en Chino y Nacho, según el ejemplo que puso Velasco, por los bajos índices de efectividad de las demandas legales difícilmente recibirían el pago y, de ser así, Sayce no podrá responder a los autores de las canciones que el dúo venezolano interpretó en Ecuador.

“Cuando una canción de Darío Castro o de Fausto Miño o de Douglas Bastidas suene en los países extranjeros, esas sociedad de gestión van a decir que Ecuador no les está pagando, por lo tanto ellos tampoco van a pagar (a Sayce). Esto está generando que la industria ecuatoriana no tenga posibilidades de crecimiento hacia afuera”, explicó Velasco.

Para dar un ejemplo sobre el veto al Código Ingenios, el autor de Chao Lola dice: “Es como ponerle gasolina a tu carro y no pagar por esa gasolina. Sino hacer una transferencia una vez que el tanque haya quedado vacío y puedas constatar que lo que te pusieron sí fue gasolina y no agua”.

Los autores presentes ayer hicieron un reclamo por sentirse como un sector históricamente relegado de la industria productiva del país. No tienen seguro social y buscan el sustento con el esfuerzo de los derechos de autor, además de los contratos por los conciertos.

De acuerdo con Velasco y con Fausto Miño, una de las alternativas, en caso de que no se levante el veto al Código Ingenios, sería que los artistas ecuatorianos migren de la industria ecuatoriana a la de cualquier otro país, acabando con la creación nacional.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (4)