10 de noviembre de 2015 09:10

El robot científico Philae cumple su primer año posado en un cometa

El robot Philae se posó sobre el cometa el 12 de noviembre de 2014. Foto: AFP/ ESA.

El robot Philae se posó sobre el cometa 67P/Churyumov-Geramisenko el 12 de noviembre de 2014. Foto: AFP/ ESA.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia AFP

El robot científico Philae cumplirá el jueves 12 de noviembre de 2015 su primer año posado en el cometa Churi y aunque lleva cuatro meses sin dar señales de vida podría recuperar muy pronto el contacto con la Tierra.

Hace un año, la sonda europea Rosetta llevó a Philae hasta el cometa 67P/Churyumov-Geramisenko, apodado Churi, con la misión de explorar directamente el núcleo mediante sus sofisticados instrumentos de observación.

Tras más de diez años de viaje interplanetario a 450 millones de kilómetros de la Tierra a bordo de Rosetta, el robot se posó el 12 de noviembre de 2014 en el cometa, un hito histórica que fue seguido en el mundo entero.

En su caída, Philae rebotó varias veces y finalmente se estabilizó entre dos acantilados. Gracias a sus diez instrumentos, el robot trabajó durante 60 horas y luego se apagó porque las placas solares que le dan vida no recibían energía suficiente.

El pasado 13 de junio se despertó de nuevo por sorpresa y tuvo varios contactos con la Tierra. Pero desde el 9 de julio no ha dado señales de vida y se teme que esté estropeado.

Para que el robot pueda entrar en contacto con la sonda Rosetta, ésta tiene que acercarse a menos de 200 kilómetros del cometa. Pero durante el verano Rosetta se había alejado de Churi porque emitía peligrosos polvos en su acercamiento hacia el Sol.

"Estoy de nuevo a 200 kilómetros del cometa. Esto mejora las posibilidades de tener de nuevo noticias de Philae" anunció el lunes 9 de noviembre de 2015  Rosetta en su cuenta Twitter, que maneja la Agencia Espacial Europea (ESA).

"Hay buenas posibilidades de establecer de nuevo contacto con Philae. Diría que tenemos un 50% de posibilidades", afirmó por su parte Stephan Ulamec, responsable del módulo de descenso en la agencia espacial alemana DLR.

Según Jean-Pierre Bibring, responsable científico del robot, "podríamos tener contactos con el robot esta misma semana, pero es sobre todo a partir de finales de noviembre o a principios de diciembre cuando esperamos poder retomar una serie de operaciones científicas con Philae".

Material orgánico

El objetivo de la misión Rosetta, impulsada por la Agencia Espacial Europea, es comprender mejor los cometas, testigos hace 4 600 millones de año del nacimiento del Sistema Solar. Los investigadores esperan descubrir también indicios de cómo apareció la vida en la Tierra.

Philae ha permitido ver "casi al milímetro los granos de la superficie" del núcleo del cometa, recuerda la AFP Nicolas Altobelli, un científico de la ESA. En su primer rebote al caer, que provocó una nube de polvo, Philae detectó elementos volátiles, entre ellos varias moléculas orgánicas que forman los llamados "ladrillos de la vida".

Los instrumentos del robot también revelaron la presencia de un material orgánico de carbono en la superficie que sin duda también está presente en el núcleo del planeta.

"Tenemos que continuar examinando este material. Como es muy refractario [resistente] hay que calentarlo para que se fragmente y entre en nuestros instrumentos", explicó Bibring.

Philae tiene pequeños hornos en su exterior y quizás algunos de ellos ya hayan capturado parte de este material que podría estar formado por macromoléculas complejas. Si no hubiera nada dentro de estos hornos, habría que perforar el suelo, indican los reponsables de la misión.

Hace un año Philae ya intentó una perforación pero no dio resultados. "Habría que girarlo unos grados para que la perforadora pueda tocar el suelo, una operación que presenta algunos riegos", según Bibring. En todo caso no se podrá hacer nada si no hay una comunicación estable entre el robot y Rosetta. 

"Bastarían contactos de unos diez minutos al día para llevar a cabo experimentos", explica el responsable científico. El cometa se está alejando del Sol y están bajando las temperaturas, con lo que, según Bibring, sólo hay tiempo hasta enero para intentar trabajar con Philae. Luego se tomará un merecido descanso hasta el final de la misión, prevista en septiembre de 2016. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)