18 de abril de 2016 17:37

Los animales domésticos de Jama sin ayuda tras el terremoto

Los animales y mascotas son los únicos que se quedan en los pueblos. Estos animales aun no son atendidos

Los animales y mascotas son los únicos que se quedan en los pueblos. Estos animales aun no son atendidos. Foto: Galo Paguay/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 27
Triste 270
Indiferente 4
Sorprendido 3
Contento 2
Carolina Enríquez
Redactora (I).
Desde Jama, Manabí

Perros, gatos y otros animales domésticos vagan desorientados por las calles destruidas de Jama, población al norte de Manabí afectada por el terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter.
Estos son otras de las víctimas de la tragedia. Su caso es aún más triste porque no tienen nadie quién les dé un poco de agua, comida o de cariño.

La noche de este 17 de abril del 2016 una perrita salió asustada del garage abierto de una casa aún en pie. Es una mezcla de labrador y bóxer, de pelaje beige. Está asustada.

"Es la perrita de la familia de mi hermana", cuenta Eduardo Chica, presidente del Comité de la Revolución Ciudadana de Jama. Él acudió a buscar a sus dos hijas en la población. Nadie alimentaba al animal, así que el equipo de este Diario le dio las pocas galletas que tenía. Comió y se alejó.

Otros no corren con igual suerte. Los gatos bebés de Diana Reyna vagan por debajo de la casa destruida. Buscan algo de comer mientras tratan de evitar el abrasador sol de este 18 de abril del 2016. Ella dice que son suyos y que buscará comida para su familia, los gatos y gallinas que posee.

En El Matal también hay especies vagando por las calles. Una perrita mestiza color café se contenta con las caricias que este equipo periodístico le brinda en la playa. Fiel a sus temporales amos, nos sigue hasta que debemos escalar una loma.

En otra zona de El Matal, el poblador Ángel Quijije se lamenta porque sus pollos murieron. En su terreno destrozado se observan los cadáveres de los animales, que murieron aplastados.

En otros terrenos se observa a caballos deambulando en busca de un poco de pasto, mientras que en los matorrales de zonas rurales y carreteras hay pestilencia ante la muerte de especies.

A las organizaciones de ayuda animal se pide apoyo para las especies afectadas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (114)
No (7)