13 de mayo de 2017 16:17

Para Javier Andrade todo cambió en '52 segundos'

'52 segundos', una película de Javier Andrade
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Fernando Criollo
Redactor (I)

Un año después del terremoto que afectó a la zona costera ecuatoriana, el director Javier Andrade presenta '52 segúndos', un documental que recoge una mirada inédita sobre los efectos de aquella catástrofe natural. La cinta, que se estrenó en el Festival Encuentros del Otro Cine (Edoc), también llegó a las carteleras de Supercines, Cinemark y Multicines, en Quito, Guayaquil y Portoviejo, desde el viernes 12 de mayo.

Oriundo de Manabí, tras el sismo de 7,8 grados, la primera reacción de Andrade fue ponerse en contacto con su familia. Enseguida viajó hasta Portoviejo, donde el edificio en el que funcionaba el negocio familiar había sufrido graves afectaciones. En su maleta, el cineasta también empacó una cámara y un micrófono prestados.


Sin guión, ni equipo de producción Andrade ocupaba los pocos momentos libres para recorrer la ciudad con su cámara y a dejar que la gente le cuente sus experiencias. La idea inicial era hacer un registro audiovisual sobre el estado de la ciudad tras el sismo. Pero luego entendió que ese primer ejercicio podía convertirse en una película.

Sabía que necesitaba un elemento que le permita crear una estructura narrativa y lo encontró en una coyuntura familiar. Dos semanas después del terremoto, su sobrina estaba por cumplir tres años y la familia estaba empeñada en proteger e intentar llenar de buenos recuerdos y momentos a uno de sus miembros más vulnerables, a pesar de la tragedia que dominaba el entorno. Un componente personal al que se suma una historia de lucha, de una comunidad que aún intenta superar los miedos y salir adelante.

Con el proyecto encaminado, en Andrade operaba otra motivación. La de hacer de este filme una herramienta de apoyo y solidaridad, hacia una comunidad en la que aún persisten los efectos de la catástrofe. “Para mí la mejor forma de ayudar era tener algún tipo de documento que tenga un valor cinematográfico, que pueda ayudar a la causa de la reconstrucción”, dice el cineasta sobre el compromiso de donar los fondos recaudados por la venta de entradas a la Fundación Khare y Proyecto Coaque.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)