9 de mayo de 2015 15:15

Ana María Santacruz: ‘El plan de mi vida era meter la pata’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 26
Triste 2
Indiferente 6
Sorprendido 3
Contento 33
Ivonne Guzmán

Introducción:

Ana María Santacruz es eléctrica, una mujer diminuta que parece enorme gracias a su forma alegre y desenvuelta de hablar. Y es “todera”; igual se entusiasma con los ‘spa’ que regenta (estudió estética), que siendo la gerente de servicios de FedEx (como fue por 10 años) o con una venta de garaje. Pero lo que más la define es que no le teme al cambio.

Por eso ya se está preparando para en un año y medio mudarse con su pequeño José María a EE.UU., donde ya los espera su esposo (Alián), con quien hizo realidad el sueño de su vida: ser mamá. Y como buena mamá primeriza no suelta, ni por un minuto de esta conversación, a su bebé.

Testimonio:

Cuando a mí de chiquita me preguntaban qué quería ser de grande, yo decía: mamá y doctora. Toda la vida. Y gimnasta olímpica. Pero como era revaga en el colegio, mis papás me dijeron: chao gimnasia olímpica, porque eran los estudios o era la gimnasia.

Yo siempre quise ser mamá, pero no se daba. Estuve con dos parejas anteriores y no pasó. Hasta Alián, nunca me casé; era soltera empedernida, era una ejecutivaza que si metía la pata iba a ser feliz. Literalmente, el plan era ‘meter la pata’.

O sea, rico enamorarse, pero tener una pareja no era el objetivo, sino tener un hijo. Cuando tenía 18 años y me fui a estudiar (primero a EE.UU. y luego a Chile) le escribí una carta a mi papá en la que le decía: “Viejo, por si acaso dirasle a tu vieja que yo pretendo estudiar, tal vez regrese al Ecuador o no, pero más menos como a los 30, después de haber trabajado, estudiado y darme un año sabático mi intención es quedarme embarazada. Si es que me enamoro hermoso, y si no pasa hasta los 35, meto la pata”. Quería que se hagan a la idea.

Pero llegué a los 35 años y no había metido la pata. Y uno tiene un esquema, muy de las familias de aquí, que dicta que tienes que casarte con un médico, un abogado o un ingeniero agrónomo, de sociedad y apellido… y en ese sentido yo he sido la oveja negra porque me vale tres pepinos. Me parece alhaja, pero no es mi estilo.

Un día conocí a un muchacho que rompió todos mis esquemas; es menor con 11 años, en ese momento era mesero y llenó mi mundo. Ya estamos 4 años y medio juntos. Es el opuesto a mí que soy un fosforito; mientras yo voy a 4 000 km por hora, a él va a 4. Pero él es mi centro y yo soy su pulga.

A los dos años decidimos casarnos, pero no nos quedábamos embarazados. Así que yo ya daba por hecho que tenía que hacer un tratamiento in vitro. Y cuando ya tenía hecha una cita con el médico para marzo, en febrero me sentí supermal y fui al doctor y resulta que estaba embarazada. O sea, ya me había hecho a la idea de que no podía embarazarme y creo que fue ahí que me desbloqueé.

Mi embarazo fue accidentado, pero fue maravilloso; la verdad no creo que fuera por mi edad, sino porque mi útero no es muy amigable. Eso sí, no es lo mismo tener un hijo a esta edad, te cansas mucho más; yo le veo a mi prima de 20 con su hijo y está perfecta; yo hay días que termino hecha un estropajo. Para mí ser mamá a los 40 es cheverísimo, porque tengo un poco más de madurez. Eso le agradezco a los 40: sigues siendo nena, pero ya eres mujercita.

Y si Dios lo permite tendré otro bebé. Ahorita la recomendación es que no lo intente. Mi marido tiene mucho susto, pero hay que ver. Yo no estoy descartando nada.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (9)