7 de agosto de 2015 12:37

La amistad entre una niña sin brazo y un perro con tres patas conmueve en redes sociales

La página 'Las Aventuras de Ella y Snowdy' cuenta con más de 2 400 me gusta en menos de una semana. Foto: Facebook/TheEscapadesofEllaandSnowy

La página 'Las Aventuras de Ella y Snowdy' cuenta con más de 2 400 me gusta en menos de una semana. Foto: Facebook/TheEscapadesofEllaandSnowy

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 3
Contento 99
Redacción Elcomercio.com

Ella Peggie, de un año, nació solo con un brazo. Su mejor amigo tiene tres patas, se llama Snowdy y es una cachorro. La relación entre estas ‘almas gemelas’ ha tocado el corazón de cientos de internautas y se ha vuelto viral en Facebook.

Las imágenes compartidas por su madre en la página de la red social ‘Las Aventuras de Ella y Snowdy’ muestra a simple vista la complicidad entre estas compañeras. Brooke Hodgson, la madre de Ella, vio al cachorro con tres patas y supo que sería genial que creciera junto a su hija. Así lo comentó en una entrevista con el diario Daily Mail.

Navegando en la web la madre de 21 años vio al perrito de un año. En seguida escribió a la Liga de Bienestar Animal de Queensland (Australia) para solicitar la adopción del cachorro abandonado, que se encontraba en un centro de rehabilitación. El proceso duró tres días.

Put them both together and we have the perfect pair! This is a friendship Ella will remember and thrive off for the rest...

Posted by The Escapades of Ella and Snowy on Domingo, 2 de agosto de 2015

“Tienen una vida de amistad por delante”, dijo. Agregó que el cachorro le dará confianza a la niña cuando crezca. Brooke cree que con Snowdy al lado de su hija, nunca se sentirá sola.

Ella nació sin brazo a causa del síndrome de banda amniótica, que es una enfermedad que provoca la alteración de las bandas que unen las extremidades y otras partes del feto. Mientras que Snowdy un día escapó de su antigua casa y fue atropellado. Sus dueños no pudieron afrontar los gastos de la operación y el cuidado médico de la mascota, entonces decidieron dejarlo en un centro de rehabilitación, según explicó en un mensaje la anterior propietaria del perrito.

Cuando Snowdy llegó a casa le tomó un poco de tiempo a Ella acostumbrarse. La pequeña no había visto a muchos animales antes. Tras unos días, la conexión fue mágica, ahora no se separan casi nunca. Comer, dormir y jugar son algunas de las actividades que comparten.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (20)
No (0)