30 de November de 2013 00:02

Ambientes adecuados, aliados del buen dormir

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Lograr un buen descanso en la noche tiene sus trucos. Los médicos hablan de factores como colchones y almohadas adecuadas, ubicación de la cama y de la habitación, la temperatura e iluminación, cortinas especiales. El neurólogo Andrés Carranco además menciona la necesitad de respetar los hábitos: hay que intentar dormir siempre a la misma hora y completar ocho horas sin interrupción.

En colchones, una de las opciones son los soportes con tela antiácaros que evitan alergias. En el caso de las almohadas, en el mercado hay tres tallas. La elección se da dependiendo del peso y la distancia entre la cabeza y el hombro del cliente. La idea de innovar estos accesorios se da porque al dormir el cuerpo repone la energía que gastó en el día.

¿Cómo sacarle provecho a esas horas de descanso? Laura Nariño, es decoradora de interiores e indica que cuando una persona busca armar su dormitorio, más allá de lo estético, se debe buscar que el lugar sea un sitio de confort para descansar adecuadamente.

Eliminar la luz o sus filtros es clave. Cuando hay una completa oscuridad, el cerebro produce melatonina, una hormona que ayuda a dormir. Por ello, es necesario usar cortinas de doble capa (una transparente y otra gruesa). Tiene que cubrir por completo una ventana y llegar hasta el piso. Esto evita el paso de la luz y corrientes de aire.

Hay otras sugerencias. El neurólogo Carranco sugiere no dormir cerca de celulares, iPad o prender la computadora. Las luces que emiten estos aparatos electrónicos cortan la generación de la melatonina y hay el riesgo de que esto genere ansiedad en las personas.

La ubicación de la cama también juega un papel crucial. Andrea Armijos habla de ponerla arrimada a una pared y que tenga una visión de 90 grados del dormitorio. Esto recomienda la técnica del Feng Shui. La idea es que con eso se tenga una armonía en el entorno.

Según esta filosofía, dormir es una actividad yin, por eso el dormitorio requiere características afines a la pasividad y el descanso. La ubicación del cuatro (dentro de la casa) debe ser en el sitio más protegido y tranquilo; generalmente está en la parte posterior.

Con ello se puede descansar las horas recomendadas por la medicina. Al nacer se necesitan 16 horas, durante la niñez y la adolescencia cerca de nueve y en la adultez solo seis. En edades productivas lo recomendable son precisamente esas ocho horas.

La temperatura de la habitación debe estar entre los 19 y 25 grados. Muchas personas mantienen su hogar y particularmente las habitaciones de arriba muy calientes.

Mantener una habitación fría o muy caliente puede provocar alteraciones en el sistema respiratorio.

Cuando duerme, la temperatura interna del cuerpo se va a su nivel más bajo, por lo general cuatro horas después de haber reposado.

Los científicos creen que descansar en una habitación fresca podría ayudar a dormir mejor, ya que imita la caída de temperatura normal del cuerpo. También revise que su habitación no tenga campos electromagnéticos que pueden afectar la producción de melatonina y serotonina, lo que también podría tener otros efectos negativos.

Utilice un antifaz para cubrirse los ojos para bloquear la luz. Es importante. En el mercado local hay de varios tipos, pero se sugiere que sean de colores oscuros y de algodón para que no presione la cara durante la noche.

Las almohadas

Las almohadas son uno de los objetos más importantes de la cama, pero pocas personas se dan el tiempo para escoger la correcta. Jakobfen  indica que por muchos años, la gente se acostumbró a una sola talla (50 por 60 centímetros). Sin embargo, se debe considerar que cada persona tiene una contextura diferente. Por ello, estos accesorios también tienen talla.

Cuando se escoge la almohada hay que considerar la sudoración por las noches. Lo ideal es una que lo elimine fácilmente. Hay que considerar si se duerme de lado o boca arriba.  Si la posición es más de lado se necesita una gruesa, con el mismo grosor como la distancia del hombro hasta la cabeza, si por el contrario es boca arriba se necesitará una almohada suave hecha de pluma, ya que al ser esta suave asegura un mejor soporte al cuello.

De pluma natural. Este tipo de almohada está rellena con plumas de ganso. Las hay con o sin cartílago.

De material sintético. Tiene una cubierta 100% algodón la cual hace que sea fácil de lavar. Viene en varios grosores.

Memory foam. Su diseños ayudan amoldar la cabeza, el cuello y los hombros. Esta hecho de una espuma especial.

Ortopédicas. Hay dos modelos que se ajustan a la cabeza. Son recomendadas para las personas que duermen de lado.

Los colchones

El colchón, en su calidad de soporte anatómico, debe permitir que quien lo use pueda dormir, descansar y recuperar su organismo, dejándolo en óptimas condiciones físicas e intelectuales para enfrentar otra intensa jornada de juego, estudio o trabajo.

Patricio Espinosa, especialista en colchones, dice que estos deben proporcionar el más perfecto sistema de amortiguación anatómica, adaptándose de la manera adecuada a las distintas estaturas, formas y contexturas del cuerpo.

El médico Luis Naranjo, agrega que una estructura flexible que soporte cómodamente la mayor cantidad de puntos de apoyo del cuerpo, ayuda a reconstituir las funciones orgánicas. Lo hace al estimular la desintoxicación celular y la regeneración de los tejidos musculares y nerviosos en procesos fisiológicos del sueño, tonificando a fondo el cuerpo y la mente.

Colchón antiácaros. Es un soporte ortopédico firme. Está cubierto con una tela antiácaros la cual ayuda a repelerlos.

Pocket. La característica principal de este tipo de colchón es que tiene anti transferencia de movimientos.

Firme. Está elaborado con esponja dura y prensada. Estos materiales hacen que el colchón no pierda su forma.


Algunos consejos practicos para conciliar el sueño


Contenedor de tips

La alimentación


Es necesario evitar el consumo de productos que contengan cafeína, estimulantes y energizantes.

La actividad física


Si la persona es sedentaria, se recomienda que antes de dormir de un paseo corto al aire libre.

La rutina


Es parte de los buenos hábitos para dormir. Se debe manejar un horario para las actividades nocturnas (leer).

Los accesorios


El colchón, la almohada, las cobijas y el edredón deben ser los adecuados para tener un sueño profundo.

La temperatura


Un dormitorio debe mante nerse en una temperatura entre los 19 y 25 grados centígrados.

El silencio


Un buen descanso se dará cuando no exista ningún tipo de ruido y la habitación sea lo suficientemente oscura.

Los horarios


En el caso de los niños, adolescentes y adultos mayores se debe manejar un horario fijo para dormir.

La relajación


Hay que recordar qu e mientras más se piense en conciliar el sueño más tardará este en llegar.

El sueño es fundamental


Así lo asegura el neurólogo Andrés Carranco. "Con él se vinculan funciones como el aprendizaje y el sistema inmunológico" "La temperatura de la habitación debe ser la adecuada (19°C). y evitar los ruidos".




Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)