24 de October de 2014 16:15

En Ambato crece la demanda de lámparasde techo o colgantes

Las lámparas para la cocina están hechas con materiales que impiden que la grasa las ensucie. Foto: Glenda Giaxometi/EL COMERCIO

Las lámparas para la cocina están hechas con materiales que impiden que la grasa las ensucie. Foto: Glenda Giaxometi/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Redacción Sierra Centro (I)

La iluminación de cualquier estancia es un detalle que representa mucho las tendencias en cuanto a decoración. El compaginar espacio, iluminación y diseño proporciona equilibrio a cualquier tipo de ambiente.

En Ambato, el almacén Decorkasa es uno de los referentes para la comercialización de todo tipo de lámparas. Incluso, dentro de su oferta, tienen un producto novedoso que complementa la iluminación.

Se trata de un juego de velas que funciona a control remoto. Según Micaela Villacís, la propietaria del local, este innovador producto reemplaza a las luminarias comunes. “Tienen un aroma especial que dura tres meses. La potencia de la luz es como la de un foco”.

Asimismo, en los almacenes de Ambato se ofertan diversos modelos de lámparas. Las colgantes tienen mucha acogida. “El bello y atractivo diseño y la funcionalidad de las lámparas suspendidas las hacen apropiadas para iluminar de un modo ideal las mesas de comedor, salas, mesones de cocina o ambientes que requieran de protagonismo o de un toque de originalidad”, dice el arquitecto Santiago Márquez.

En cuanto a la iluminación que proporcionan, hay modelos que vienen con boquillas que se pueden adaptar a cualquier tipo de foco, ya sea normal o ahorrador. Pero también hay tipos a los que se les puede acoplar boquillas especiales para utilizar la bombilla específica para ella.

Fabrizio Quilca, del Centro de Luz, explica que la distancia ideal del cordón desde el techo debe ser de 60 a 80 cm, aunque esta altura depende del tipo de lámpara, la distancia techo-piso y la forma del ambiente. En el caso de los lofts y de las salas de doble altura, por ejemplo, el largo del cordón puede llegar hasta los dos metros.

Villacís añade que las lámparas para la cocina tienen otra novedad. “Están hechas con un cristal especial ahumado que no se va a amarillar ni se ensucia con la grasa; funciona con cualquier tipo de foco. Adicionalmente, pueden crecer para generar diversos ambientes en el mismo espacio”.

Los productos hechos con vidrio no han perdido terreno en el mundo de la decoración. El complemento perfecto es una pantalla fabricada con seda para que la luz pueda verse.
Gustavo Galarza, del almacén Oro Luz, comenta que realizar un buen estudio y planificación a la hora de colocar las lámparas es muy importante. “Las fijas de techo, obviamente, no necesitan cordones largos y se ajustan con tornillos”.

Galarza afirma que, sobre todo, se deben tener en cuenta el espacio, la función y la utilidad que se le quiera dar a la lámpara. “Es por eso que a la hora de elegir debemos tener en cuenta todos los tipos de modelos que mejor se acoplen a los elementos estructurales de la vivienda”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)