22 de noviembre de 2017 00:00

6 811 alumnos indígenas se nivelan para la universidad

Óscar Logro, de la parroquia de Cochapamba, obtuvo 745 puntos y alcanzó un cupo para la nivelación de carrera. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

Óscar Logro, de la parroquia de Cochapamba, obtuvo 745 puntos y alcanzó un cupo para la nivelación de carrera. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 44
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 13
Valeria Heredia y R. Guayaquil  
(F- Contenido Intercultural)

Eduardo Contento, del pueblo quichua saraguro, tuvo un sueño: convertirse en ingeniero ambiental. Y este mes dio sus primeros pasos para alcanzarlo, ya que logró un cupo en el preuniversitario.

El joven es parte del grupo de 6 811 chicos de pueblos y nacionalidades indígenas, que comenzaron sus estudios superiores. Representan el 9,4% de un total de 72 322 estudiantes, que aceptaron una plaza en el segundo semestre del año, según la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt).

El número es superior -anota la entidad- al del primer semestre de este año, cuando 2,4% de chicos de esas etnias aceptaron un cupo.

El incremento de alumnos pertenecientes a pueblos y nacionalidades es el resultado de una política de diálogo entre la Senescyt y organizaciones indígenas nacionales y regionales. Así lo dijo Jaime Vargas, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie).

Lo distante de sus comunidades y su situación económica fueron algunos de los factores que se evaluaron al impulsar su ingreso al sistema educativo superior, comentó el titular de la Conaie.

Los chicos ingresaron a la nivelación de carrera. Así se busca equiparar sus conocimientos para una adecuada inserción en la educación superior.

Hace cuatro años, Contento, quien es oriundo de la comunidad de Membrillo (en Loja), no alcanzó un cupo, porque su puntaje en el Ser Bachiller fue bajo. Con 672 puntos (sobre mil) ya ingresó a la nivelación en la Universidad Central.

En este establecimiento ingresaron 5 891 estudiantes para cumplir con este proceso, que antes se conocía como propedéutico. Esto es un 24% más con respecto al primer período de este año, cuando se registraron 4 752 matriculados, explicó Margarita Medina, directora académica de la Central.

Entre ellos hay 52 personas de pueblos y nacionalidades indígenas. La mayoría de Cotopaxi, le siguen Pichincha y Loja.

Sayri Chacha, indígena de Guaranda, en Bolívar, cursa la nivelación de carrera en la Universidad Central. Él quiere ser ingeniero civil.

El joven reconoce que fue complicado ingresar a la universidad pero lo logró, ya que obtuvo 745 puntos. Para ello se preparó vía Internet.

Una situación similar vivió Óscar Logro, nacido en la parroquia de Cochapamba, en Cotopaxi. Él también apostó por ingeniería civil. Su padre le brindó el soporte económico.

Mejorar las vías de acceso y levantar casas son algunas de las obras que hará cuando se titule. Esos son sus planes. Cuando recibió la noticia de que obtuvo un cupo, no lo pensó dos veces. Así que hizo maletas y viajó a la capital. Los primeros días fueron los más duros porque dejó a su familia. Hoy ya se habituó al ritmo de estudios y a sus compañeros.

Las evaluaciones de Ser Bachiller en la Costa

Hoy (22 de noviembre de 2017) se abre el registro para la prueba Ser Bachiller en el ciclo Costa. El examen se aplicará en enero del 2018 y el puntaje será determinante para acceder a un cupo en las universidades públicas.

El subsecretario general de Educación Superior, Adrián Bonilla, calcula que 305 000 aspirantes se inscribirán, entre bachilleres y quienes repetirán la evaluación. Pero las universidades e institutos estatales cuentan solamente con cerca de 77 500 cupos.

Acceder a un cupo no depende de un puntaje mínimo sino de la oferta y la demanda de una carrera. Si en una universidad -explicó Bonilla- se ofrecen 300 cupos en medicina y hay 5 000 postulantes, quienes tengan los puntajes más altos serán los opcionados.

Para ampliar la oferta, el Subsecretario dijo que están trabajando con las universidades e institutos públicos. Por un lado analizarán las evaluaciones de calidad que han llevado a algunos centros a reducir la cantidad de estudiantes. Y también el tema de recursos, para habilitar más aulas y docentes.

Así, para el 2018, Bonilla detalló que esperan aumentar en el 20% la oferta de cupos en educación superior.

Para rendir la Ser Bachiller, los aspirantes deben inscribirse hasta el 6 de diciembre. Este año el registro incluye una encuesta de factores asociados, que es obligatoria y que deberá ser completada hasta el 22 de diciembre.

Esos datos servirán a la Secretaría de Educación Superior para determinar políticas públicas, como la de cuotas. De esta forma se busca garantizar el acceso a la educación superior por indicadores socioeconómicos, discapacidad, etnia y otros. En la Costa, la prueba se tomará de 24 al 29 de enero del próximo año.

Carlos Bravo, director ejecutivo del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineval), recordó que el examen evalúa cinco dominios: matemático, lingüístico, científico, social y la aptitud abstracta.

El examen tiene 160 preguntas de opción múltiple. Según las autoridades, el contenido del cuestionario abarca un 90% de razonamiento y un 10% de conocimiento.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)