4 de febrero de 2016 11:25

¿Qué alimentos ayudan a reducir el riesgo de cáncer?

El de colon-recto es otro cáncer que también se puede prevenir con la ingesta de alimentos ricos en fibra. Allí están los productos integrales y otra vez, las frutas y vegetales

Imagen referencial. El cáncer de colon-recto también se puede prevenir con la ingesta de alimentos ricos en fibra. Allí están los productos integrales, además de las frutas y vegetales. Foto:  Wikicommons

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 3
Sorprendido 3
Contento 13
Paola Gavilanes
Redactora (I)
pgavilanes@elcomercio.com

Así como al consumo de cigarrillo se le atribuye el 80% de riesgo de cáncer de pulmón, las frutas y verduras son considerados alimentos que ayudan a reducir la aparición de otros cánceres, como los de estómago o el colorrectal.

El primero, precisamente, es el tipo de cáncer con el mayor índice de mortalidad en el país, según la doctora de Solca, Patricia Cueva. En los varones, le sigue el cáncer de próstata, mientras que en las mujeres figura el cáncer de mama.

En la lista de los cánceres más frecuentes en los hombres se encuentran también los linfomas, el de colon-recto y el de pulmón. En las mujeres se presentan más el cáncer de tiroides, al cuello uterino y al estómago. 

Por esa razón, Cueva aconseja incluir ese tipo de alimentos, junto a las carnes blancas y los lácteos, en la dieta diaria. Añade que esos productos deben ser frescos, sin químicos, libres de bacterias y de contaminación.

Las carnes, por ejemplo, siempre tendrán que permanecer refrigeradas. También sugiere aminorar el consumo de carne roja, embutidos y alimentos procesados. “Con eso podemos reducir la posibilidad de adquirir, sobre todo, cáncer de estómago”.

Añade que con la alimentación equilibrada, junto a otras prácticas saludables –como el deporte permanente-, se puede prevenir el 40% del total de los tumores.

Según las estadísticas, del 100% de tumores cancerígenos, el 15% corresponde al de estómago. La letalidad de ese tumor se debe, según Cueva, a la falta de síntomas en etapas iniciales, razón por la que los pacientes empiezan su tratamiento en estados tardíos.

Según información publicada en el libro ‘Epidemiología del Cáncer en Quito 2006-2010’, el 58% de los tumores registrados en hombres y mujeres corresponde al estadio IV, mientras que en estadios tempranos I y II, según el sistema TNM, potencialmente curables, llegan apenas el 26%.

El de colon-recto es otro cáncer que también se puede prevenir con la ingesta de alimentos ricos en fibra. Allí están los productos integrales y otra vez, las frutas y vegetales.

Sobre estos dos últimos alimentos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que cada año podrían salvarse 1,7 millones de vidas con un incremento del consumo de frutas y verduras.

¿Qué contienen los alimentos que ayudan a reducir el cáncer?
Janeth Heredia, nutricionista, dice hay ciertos alimentos que poseen nutrientes específicos que ayudan a prevenir algunos tipos de cáncer.

A esos, precisamente, los llama funcionales, es decir aquellos alimentos que proporcionan beneficios en la salud más allá de una nutrición básica.

La vitamina D, presente en muchos de ellos, por ejemplo, funciona como protector del cáncer de hueso, riñón, leucemia y colon, y como potenciador de los efectos de los rayos gama en la radioterapia.

Basándose en estudios, Heredia cuenta que la vitamina D también mejora el efecto de drogas oncológicas como Cisplatino, Carboplatino, Doxirrubicina, Paclitaxel, Citarabina, Docetaxel.

Huevo, sardina, atún, queso, leche, por ejemplo, contienen vitamina D, esencial en la dieta diaria de las personas para la adecuada absorción del calcio y el funcionamiento neuro-muscular… La deficiencia de esa vitamina puede provocar debilitamiento del sistema inmunológico y cáncer.

Los organosulfurados, un compuesto presente en la cebolla y el ajo, tienen poder antioxidante y la capacidad para aumentar las enzimas anticancerígenas.

El consumo de fibra, presente en las frutas y vegetales, está relacionada con la reducción de cáncer colon-recto, pues mejora la digestión, evitando el estreñimiento.

Los flavonoides, pigmentos naturales en las verduras, en cambio, estimulan la apoptosis (destrucción o muerte celular) de las células cancerígenas, inhiben la angiogénesis celular y disminuyen el proceso inflamatorio.

¿Qué pasa con los alimentos procesados?

La alerta la dio la OMS el pasado 26 de octubre del 2015. Tras analizar más de 800 estudios epidemiológicos sobre la relación entre el cáncer y el consumo de carne en los últimos años, la OMS emitió una alerta: incluirá a las carnes procesadas en el Grupo 1 de sustancias cancerígenas, categoría en la que se encuentran 117 sustancias más, entre ellas el tabaco, el arsénico, el amianto, entre otros.

El riesgo procedería de las sustancias añadidas como resultado de los procesos de desnaturalización para su conservación, incluyendo compuestos nitrosos o hidrocarburos aromáticos

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (4)