7 de septiembre de 2017 16:33

Álex Grijelmo arremete contra ‘manías’ de los gramáticos en la FIL Guayaquil

Susana Cordero, Álex Grijelmo y Diego Araujo en la mesa de discusión ‘Las luchas contra la gramática’, en la tercera Feria Internacional del Libro de Guayaquil. Foto: Joffre Flores / EL COMERCIO

Susana Cordero, Álex Grijelmo y Diego Araujo en la mesa de discusión ‘Las luchas contra la gramática’, en la tercera Feria Internacional del Libro de Guayaquil. Foto: Joffre Flores / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Alexander García

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El autor de ‘La gramática descomplicada’ remarcó las ironías respecto a las nomenclaturas que los lingüistas han creado para el estudio del idioma español. “Cómo es posible que copular no sea un verbo copulativo”, preguntó ante las risas del público de la Feria Internacional del Libro de Guayaquil (FIL-G). “Y no voy a decir otros verbos que son copulativos para la gente, pero no para la gramática”.

El escritor y periodista español Álex Grijelmo planteó una defensa de los verbos contra los lingüísticas la noche de este miércoles 6 de septiembre de 2017 en el Centro de Convenciones del Puerto Principal, sede de la Feria.

"Los verbos impersonales son los más personales de todos porque solo se conjugan en una sola persona, en la tercera, como cuando decimos llueve”. Y los llamados verbos auxiliares son en realidad principales, tanto que sin ellos no se podría construir la voz pasiva, sostuvo.

El español arremetió contra “las manías” de los lingüistas en la mesa de discusión ‘Las luchas contra la gramática’, en la que participó junto a los ecuatorianos Susana Cordero, directora de la Academia Ecuatoriana de la Lengua; y junto al catedrático Diego Araujo.

“Las denominaciones me llaman la atención porque puede ocurrir que un verbo sea irregular, impersonal o sea auxiliar y que además sea imperfecto, pobre verbo. Hay que cambiar toda la nomenclatura de la gramática, cómo los niños no van a coger manía a la gramática si todo lo que se les cuenta es negativo”, dijo Grijelmo, uno de los 14 invitados internacionales a la tercera edición del la FIL-G.

En un ambiente de camaradería, Grijelmo combatió con humor la intervención inicial de Cordero, que había marcado en su intervención inicial el descuido en el uso del idioma en periódicos como el español El País, donde publica el periodista ibérico.

“La gramática tiene ciertas paradojas, por ejemplo si digo, el boxeador dio un puñetazo al árbitro, el árbitro recibe directamente la acción, pero es el complemento indirecto (en la oración), a ver quien le explica al árbitro cuando el puñetazo le da en toda la cara”, dijo el doctor en periodismo de la Universidad Complutense.

Aunque propuso revisar las denominaciones arbitrarias, a menudo peyorativas, y que denotan falta de rigor respecto a cómo designar formas idiomáticas, Grijelmo indicó al final que simplificar la gramática terminaría por "simplificarnos a nosotros mismos".

Araujo, quien además es ensayista y crítico, coincidió en la necesidad de despojar a la gramática de su mala fama, de su impronta de personaje opositor y temible enemigo, y celebró el humor con el que afrontaron sus intervenciones Cordero y Grijelmo como una forma de avanzar en ese propósito. “Hay que evitar una terminología complicada y absolutamente imprecisa”, señaló.

El aprendizaje del idioma debe ser gradual en los planes escolares, agregó Araujo. “Desde los primeros cursos del colegio se ven temas extremadamente complicados, por ejemplo el análisis sintáctico, que requiere un grado importante de abstracción, habría que dejarlo para fines del bachillerato”.

Cordero reflexionó sobre lo aparentemente anacrónico que resulta hablar en estos tiempos de corrección idiomática, exigirla en las prisas, dispersiones y desasosiegos que nos invaden en la red.

La académica presentó 48 oraciones con errores que recogió al azar del periódico El País, de España, sobre todo faltas de puntuación, complementos mal situados, errores de concordancia y confusiones semánticas.

“Muchos escritos resultan disonantes y cacofónicos, denotan el descuido de algunos colaboradores que prescinden paladinamente de que 14 millones de navegantes lo leen en la red, ninguna de sus secciones se libra de faltas, pareciera que no contaran con correctores de pruebas”, dijo Cordero.

En un artículo sobre la muerte de Manuel Antonio Noriega se dice que cierra un capítulo de la historia, y que "sus hijas y sus familiares merecen un sepelio en paz". En la oración pareciera que ellas van a ser enterradas.

Entre los errores antológicos de avisos y periódicos, citados por el español se encuentran el siguiente: Para aquellos padres que tengan hijos y no lo sepan en el centro comercial funciona una guardería. O el titular, dos hermanas se encuentran después de 40 años en la cola del supermercado. "Las cajeras eran un poco lentas".

Grijelmo participa este jueves 7 de septiembre, a las 18:00, en un coloquio sobre su quehacer con el lenguaje, una charla con la crítica Cecilia Ansaldo, directora de contenidos de la Feria.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)