15 de July de 2010 00:00

El ají no le cae tan mal al estómago

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 1
Redacción Sociedad

El fuerte sabor picante que caracteriza al ají ha creado la idea de que es dañino para el estómago. La percepción, no obstante, parece desmesurada. Este vegetal, también conocido como chile o chili en otras áreas del continente, tiene beneficios para la salud.

El ají fue utilizado en Centroamérica y Sudamérica, antes de la Colonia. Los antepasados lo emplearon para aliviar dolores y mejorar las defensas contra las enfermedades. En México los aztecas lo usaron como medicamento natural para la tos, recuerda la nutricionista ecuatoriana Janeth Heredia.

El ají es un tipo de pimiento, cuya máxima característica nutricional es el alto contenido de vitamina C y de sustancias como la capsaicina. Esta es la responsable del sabor picante.

También contiene vitamina E y flavonoides, que dan propiedades protectores contra el cáncer.

Adicionalmente, actúa como estimulante del apetito y de la producción del ácido gástrico y bilis que ayuda a la digestión.

Heredia desestima que el ají sea perjudicial para el estómago. La nutricionista refiere que produce pepsinógeno (una enzima) con la cual protege la pared del estómago. De esa manera, en una persona que no padece gastritis actúa como protector contra este mal.

Sin embargo, en pacientes que ya padecen la enfermedad es recomendable evitar su consumo porque puede causar irritación.

En el Ecuador hay 30 tipos de ajíes, entre ellos el pimentón rojo (foto), el rocoto rojo y marrón y el gallinazo de la Costa. En el mundo se habla de más de 250 variedades, según Esmeralda Rodríguez, chef mexicana del restaurante Mero Mero, en Quito,

Estas variedades son conocidas por sus distintos sabores y colores que van desde el rojo, amarillo, anaranjado y verde.

Rodríguez señala que hay cuatro formas de consumir los ajíes o chiles: frescos (serrano, jalapeño), frescos grandes y gigantes (pimiento y el poblano).También secos (del monte, japonés, guajillo, ancho, de árbol). Y en escabeche (piquín y serrano). “El chile da sabor, color y consistencia a las comidas”, dice.

Heredia aconseja su ingesta como condimento y no como comida principal, sin excesos. También no mezclarlo con alcohol, pimiento, grasas y gaseosas. Así se evita la acidez estomacal.

Los valores nutricionales por cada 100 gramos

Vitamina C 

140 mg.  Mantiene las defensas en el cuerpo.

Vitamina E 

3,1 mg.  Actúa como un antioxidante.

Agua 

91% .  Esto  ayuda a  tener menos calorías.

Fibras vegetales  

2,3 gr. Mejoran la digestión.

Carbohidratos 

 6,6 mg. Aportan energía al ser humano.

Ecuador tiene  30 tipos  y  en el mundo hay más de 250

Chile japonés

Es muy picante. Se utiliza habitualmente en salsas.

Chile  serrano en escabeche

Es una variedad preparada en salsa.

Del monte

Es extremadamente picante.  No se debe comer  solo.

Chile piquín

Es un fruto silvestre muy pequeño, que se come fresco.

Jalapeño

Es una variedad medianamente picante.

Chile japonés grande

Es delgado y poco carnoso.

Chile pasilla

Se lo usa más en la cocción de carnes. Le da color y sabor.

Chile chipotle ahumado

Se usa como ingrediente de  comidas.

Chile de árbol

Generalmente se lo consume seco para mermar su picor.

Chile ancho 

Tiene la piel oscura, preferentemente se lo consume seco.

Salsa básica de ají

Ingredientes

50 gramos de ají  (cualquier tipo)

1  tomate riñón grande

sal al gusto

Preparación

Asar el tomate en una brasa.  Luego licuar con el ají.  Este debe estar  previamente lavado y sin  pepas.  Añadir a la mezcla la sal y sofreír. Cuando   tenga consistencia  está lista para servir.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)