28 de diciembre de 2017 10:26

Arabia Saudí permite que participantes en mundial de ajedrez no lleven velo

La Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) calificó de un "acuerdo histórico" el hecho de que las mujeres participantes no tuvieran que someterse a las estrictas normas de vestimenta del ultraconservador país musulmán durante el campeonato.

La Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) calificó de un "acuerdo histórico" el hecho de que las mujeres participantes no tuvieran que someterse a las estrictas normas de vestimenta del ultraconservador país musulmán durante el campeonato. Foto: Facebook / World Chess

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia DPA

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Dos mujeres sentadas una frente a otra con la mirada clavada en el tablero: la que es una escena típica en un mundial de ajedrez se convierte en inusual si tiene lugar en Arabia Saudí, donde las mujeres deben ir cubiertas y donde las autoridades religiosas prohibían ese deporte hace sólo un año.

Pero ahí están: dos mujeres vestidas con chaqueta juegan al ajedrez en el centro de Riad, como muestran fotos del Campeonato Mundial de Ajedrez Rápido y Relámpago, que se celebra entre el 26 y el 30 de diciembre de 2017.

La Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) calificó de un "acuerdo histórico" el hecho de que las mujeres participantes no tuvieran que someterse a las estrictas normas de vestimenta del ultraconservador país musulmán durante el campeonato.

Todo parece indicar que la monarquía experimenta cada vez más avances sociales, no solo en los derechos de las mujeres: los niños ya pueden ir al cine, las mujeres podrán conducir pronto y pueden moverse por las calles más libremente de lo que se cree en Occidente.

Sin embargo, siempre con la abaya puesta, el velo integral tradicional en el país. La excepción, que solo se hizo anteriormente en casos de visitas de Estado entre ellas de la canciller alemana, Angela Merkel, creó una gran expectación en el primer mundial de ajedrez que se celebra en Arabia Saudí.

Se trata de un pequeño paso más del príncipe heredero, Mohammed bin Salman, para reformar la sociedad de su país frente a la resistencia religiosa. Al fin y al cabo, el Gran Muftí del país prohibía aún en 2016 el ajedrez.

Sin embargo, en el ámbito diplomático quedan en evidencia los límites de la voluntad de cambio de los saudíes: en la competición participan 236 jugadores y jugadoras de 70 países, entre ellos el campeón mundial, el noruego Magnus Carlsen, o el finalista de la anterior edición, el ruso Serguei Kariakin.

Sin embargo, podrían haber participado 71 países si Riad hubiere aceptado a la delegación israelí. El país no concedió el visado a los jugadores israelíes, algo que ensombreció el espectáculo.

"Queremos una compensación para nuestros jugadores porque se vieron profesionalmente perjudicados", exigió el portavoz de la federación de ajedrez israelí, Lior Aizenberg. Organizar torneos internacionales sin que puedan participar todos los países "no es aceptable", añadió.

La exclusión de facto de Israel tampoco fue la única polémica: la campeona mundial de ajedrez rápido y relámpago, la ucraniana Anna Muzychuk, se negó a viajar a Riad, por lo que perderá su título sin competir.

¿No se podría haber garantizado la participación de Israel antes de conceder a Arabia Saudí la organización del mundial? ¿Se dejaron llevar por los saudíes, que ofrecen un premio récord de USD 2 millones? La federación internacional deberá formularse ahora estas preguntas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)