5 de April de 2014 00:01

Agua tibia y pétalos para tratar a los pies

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Los pies de Sanddy Romero están sumergidos en un recipiente metálico que contiene pétalos amarillos, una rodaja de limón y agua tibia. Está sentada en un sofá y una toalla blanca cubre sus piernas. La terapista Tania Andrade se sienta frente a ella y comienza la reflexología, una terapia que activa la energía y mejora el funcionamiento de los órganos.

El trabajo comienza con el estiramiento. Andrade coloca el pie derecho de Romero sobre sus rodillas y lo mueve suavemente de atrás hacia adelante.

Eso distiende los músculos y evita el dolor. 10 minutos y la primera fase del tratamiento termina. Romero permanece sobre el sofá y la terapista inicia los masajes. Con sus pulgares presiona en el dedo gordo del pie. Recorre lentamente y llega a la planta y al talón.

Media hora más en la habitación y el escenario cambia. Ahora Sanddy se acuesta sobre una cama de bambú.

El procedimiento es el mismo, pero los dedos de la terapista son reemplazados por una vara de madera.

El objetivo es que la presión sea mucho más punzante. Mientras hace este trabajo, Andrade explica que mediante las presiones que se aplican en la reflexología se identifican los dolores en el resto del cuerpo. Esto porque cada sector del pie está relacionado con una zona u órgano específico del cuerpo.

Por ejemplo, el dedo gordo del pie representa a la cabeza. Al seguir esta analogía, en este dedo también estaría la pituitaria. Al ser activada permite descansar de mejor manera, porque la glándula produce la melatonina, que es la hormona responsable del descanso y del sueño. Esta explicación la da Zulay Granda, terapista de Shambhala Spa.

Producto del estrés también es común que se afecten el cuello, los hombros y la espalda. En estos casos la presión debe focalizarse en la parte inicial del dedo gordo y en el sector externo del pie. Deben durar al menos un minuto en la zona afectada. Cada sesión de reflexología puede durar aproximadamente una hora.

Sin embargo, existen otras alternativas de tratamiento para los pies, como la aromaterapia, que es un tratamiento en el se disuelven las esencias que se extraen de las flores, plantas y árboles en el agua. Jenny Seeling de Johnson es una especialista en estas terapias.

Ella recomienda utilizar la menta, porque actúa como un descongestionante y disminuye los dolores. También se puede añadir limón y sal en grano. Esto ayuda a reducir la hinchazón.

Una hora después, la terapia de Romero termina. Se levanta y siente que sus pies están más suaves y relajados.

¿Los pacientes deben volver? Depende de cómo han evolucionado los dolores. Pero, en general, se necesitan de dos a ocho sesiones. Los terapistas dicen que solo así el estrés y la contractura muscular se reducen.

No olvide

  • El árbol de té es importante en la aromaterapia porque es uno de los mejores desinfectantes y no es un químico.
  • Después de la aromate­rapia se tienen que ­secar los pies y envolverlos con una toalla caliente ­para suavizar la piel.
  • Otro tratamiento se aplica con parafina. Se deslíe y se aplica con brocha hasta formar una mascarilla.
  • Los aceites esenciales suelen venir en frascos de 15 ml y cuestan entre USD 25 y 30.
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)