27 de mayo de 2015 21:34

Iglesia ecuatoriana no conoce de eventual cambio de la agenda del Papa en Guayaquil

Foto:Enrique Pesantes /ELCOMERCIO

Una comitiva del Vaticano recorrió los terrenos del Santuario del Señor de la Divina Misericordia,  lugar previsto en la agenda de la visita del papa Francisco. Foto:Enrique Pesantes /ELCOMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 8
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 6
Juan Carlos Mestanza
Coordinador (I)

El arzobispo de Guayaquil, Antonio Arregui, dijo no tener ninguna confirmación del Vaticano respecto a un eventual cambio en la agenda de la visita del papa Francisco a Guayaquil, el próximo lunes 6 de julio.

“Necesito confirmaciones de mis superiores, es decir la Santa Sede. El programa se mantiene como estaba. La novedad (del cambio de agenda) es un anuncio hecho por el Señor Canciller”, dijo el prelado la tarde de este miércoles 27 de mayo del 2015.

Sus declaraciones las dio luego de reunirse con delegados de la Santa Sede en el Santuario del Señor de la Divina Misericordia, en el km 26 de la vía a la Costa, donde el Sumo Pontífice ofrecerá una misa.

De esa visita también participaron representantes del régimen. Entre ellos estuvieron el canciller Ricardo Patiño; el ministro coordinador de Seguridad, César Navas; la ministra de Vivienda, María de los Angeles Duarte; la Secretaria Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR), María del Pilar Cornejo; el gobernador del Guayas, Julio César Quiñónez…

Tras una reunión entre autoridades y prelados tanto del Vaticano como de la Curia de Guayaquil; Patiño dijo que el pasado viernes se reunió en el Vaticano con Pietro Parolin, secretario de Estado, y Alberto Gasbarri, responsable de la organización de las visitas papales.

“Hemos acordado que en vista que la misa en este santuario deberá ser una celebración acotada, por las condiciones del terreno y por los riesgos que representa, el Santo Padre pueda ir posteriormente al Parque Samanes a donde se invitará a la población para que pueda ver la Santa Misa en pantallas gigantes y saludar luego al Pontífice. Alberto Gasbarri nos confirmó telefónicamente este lunes la aceptación del Papa”, dijo Patiño.

Luego, Cornejo informó que luego de varios análisis y estudios realizados se concluyó que como Gobierno solo pueden asegurar la seguridad física a 11 000 asistentes a la misa que entran en el santuario y en la zona inmediatamente más cercana.

“No podemos garantizar la seguridad física de más personas en el santuario… En Parque Samanes hay varias vías de acceso, casi todas de 10 carriles. Esto permite asegurar tanto al papamóvil, a su comitiva y a los ciudadanos para que puedan ver el recorrido del Papa. Hemos estimado tener en el parque alrededor de un millón y medio de personas en un lugar plano donde podemos garantizar la integridad física de los ciudadanos”, indicó la funcionaria.

Delegados de la Arquidiócesis y de la SNGR trabajaron el fin de semana buscando hacer ajustes al aforo considerado inicialmente en los terrenos aledaños al santuario.

“Analizamos que el terreno no es plano y que no son las más de 40 hectáreas efectivas que nos indicaron sino son 16 ha. El sitio tiene pendientes con altura de 10 metros y en los alrededores tenemos laguna con aguas estancadas. Estamos en una pelea contra el chikungunya y el dengue y al estar muchas personas en una densidad más allá de lo normal, la probabilidad de adquirir enfermedades se incrementa”, acotó Cornejo.

Para supervisar los trabajos de preparación de la llegada del papa Francisco a Ecuador, se encuentran en el país Guido Marini, Diego Raveli y Vicenzo Peroni miembros de la comisión de liturgia del Vaticano; y Mateo Bruni, comisionado de comunicación.

Sin embargo, no está dentro de sus competencias el conocer o decidir sobre un eventual cambio de la agenda papal en Guayaquil, o sobre los detalles de la seguridad.

Del recorrido participaron delegados de la Secretaría Nacional de Comunicación (Secom) así como delegados internacionales como los españoles José Manuel Granero y Pedro Láinez, quienes fueron convocados por la Conferencia Episcopal Ecuatoriana como ejecutores de la señal de televisión que se emitirá para el país y el mundo.

“Recordemos que la señal internacional debe levantarse con un criterio de iglesia. Ellos tienen experiencia en macro eventos.  Fueron los responsables del Encuentro Mundial de la Familia, en Valencia, que tuvo la presencia del papa Benedicto 16. Ellos van a trabajar junto a la Secom, al canal estatal y a una empresa norteamericana”, explicó el padre César Piechestein, vocero de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana para la visita del Papa.

Sobre un eventual cambio de la agenda del Pontífice, el vocero explicó que el programa oficialmente solo puede ser cambiado por quien lo ha comunicado, es decir la Santa Sede. “Mientras eso no ocurra como Arquidiócesis nos mantenemos apegados al programa del cual a nosotros no se nos ha comunicado ningún cambio”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)