28 de junio de 2014 16:54

Adiós al hombre lampiño: el implante de barba seduce al universo masculino

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 12
Tomado de La Nación de Argentina/GDA

No fue de un día para otro, pero en algún momento de este último año el modelo masculino de metrosexual amante de la cara afeitada y el pecho depilado cedió su lugar a un estilo de varón más afecto al vello.

Y, así, los lugares más trendy de la ciudad se poblaron de muchachos con barba y no precisamente tímidas. Hipsters. Ése es el término bajo el que muchos gustan cobijarse. Otros simplemente imitan a Brad Pitt, Ben Affleck y otras megaestrellas que, al dejar de afeitarse, colaboraron con la puesta en valor de este ornamento considerado antaño símbolo de sabiduría y potencia sexual.

Pero como suele suceder en muchos otros aspectos, la barba -o más precisamente, la capacidad de verla crecer tupida como hoy se usa- no es algo que haya sido repartido equitativamente entre todos los miembros masculinos de la gran familia humana.

De ahí que muchos "barbilampiños" por naturaleza, deseosos de confudirse entre la marea hipster, hayan comenzado a acudir a los consultorios de medicina estética -los mismos consultorios que el año pasado llenaban su salas de espera de muchachos camino a la depilación definitiva-, en busca de los modernos métodos que hoy permiten poblar de vello el rostro.

"En los últimos seis meses las consultas por implantes de barba aumentaron entre un 30 y un 40%", afirma el doctor Alejandro Chueco, director de Injerto Capilar Argentina y cirujano especializado en la técnica apodada FUE (Follicular Unit Extraction), que permite repoblar mentones y mejillas haciendo uso del vello proveniente de otras partes del cuerpo.

Ese mismo crecimiento fue reportado en otros países, como Inglaterra. Solo en ese país, la International Society of Hair Restoration registró unos 4500 implantes de vello facial durante 2013, un 13% más que el año anterior.

Aunque todavía no se dispone de cifras de 2014, año en el que estas cirugías parecen haber pegado el gran salto, a modo de comparación puede citarse la siguiente: entre los varones ingleses, el implante de barba fue en 2013 tres veces más frecuente que las cirugías plásticas de nariz.

"La consulta acerca del trasplante de barba ha estado presente desde que existen técnicas para realizarla, pero antes se veía más relacionada a personas de comunidades religiosas en las que la barba tiene una gran trascendencia; -comenta Chueco-. Sin embargo, los pedidos que estamos recibiendo desde hace unos meses tienen que ver claramente con la moda hipster: ahora que se empezó a usar de nuevo la barba, muchos se encuentran con que no tienen una tan tupida como pensaban."

CÓMO ES EL PROCEDIMIENTO

Matías tiene 28 años y está en camino hacia la barba de sus sueños. Hace un par de meses se sometió a una cirugía de implante capilar, que incluyó barba, pero también cabello y cejas. "Cuando me atendió el doctor en la consulta me preguntó si era fanático del pelo", cuenta Matías, y se explica: "La verdad es que no tengo una gran alopecia [caída de pelo], pero sí entradas, que era algo que me incomodaba un poco; en cuanto a las cejas, tuvo de chico una etapa darkie en la que me las depilaba, y de ahí en más me volvieron a crecer pero con menor espesor".

En cuanto a los motivos que lo llevaron a querer ponerse barba, describe: "Lo que pasa es que soy flaco, pero cachetón, y la barba me crece hasta no muy arriba. Lo que quería era subir la línea de la barba para que me cubra más, y que además sea más tupida. Inconscientemente, creo que tiene que ver con la moda: hoy ves mucha gente con barba, y al mismo tiempo, sé que al tipo de mujeres a las que yo apunto les gusta la barba".

Matías no se reconoce como una víctima de la moda actual. Para él, en todo caso, la barba es algo retro, que asocia al tipo de música que le gusta. Como sea, su barba está en camino a parecerse a lo que buscó cuando decidió hacerse el implante. Es que si bien se trata de un procedimiento que se resume en una (larga) jornada, los resultados tardan unos tres meses en hacerse visibles.

"La técnica FUE consiste en extraer con un bisturí circular el folículo capilar, uno por uno. Cada folículo posee en promedio 2,5 pelos, y de a uno se colocan en la zona que se requiere repoblar", describe el doctor Chueco, que advierte que, una vez implantados las, en promedio, 2500 unidades foliculares por paciente, éstas atraviesan distintas fases.

"Ya implantado, el pelo de los folículos se cae -dice-. Luego, unos tres meses después, el pelo comienza a crecer, indefinidamente." El pelo que suele usarse para repoblar la barba suele ser el de la nuca del paciente, y así, una vez en el mentón, se comportará igual a como se comportaba en su lugar de procedencia: "Si el implante se hace con pelo del pecho, de los brazos o las piernas, ese pelo nunca crecerá más de 5 centímetros, lo que crecía en su lugar de origen".

¿HACIA EL REVIVAL DEL LAMPIÑO?

Ayer, los metrosexuales expresaban su amor incondicional hacia el cuidado de la piel desnuda. Hoy, son los hipsters los que dejan crecer sus cuidadas barbas y rescatan del olvido a la figura del barbero, pero mañana, ¿qué nos depará el mañana en términos de masculinidad? investigadores de la Universidad de Nueva Gales del Sur, Australia, afirman que no estaríamos lejos de lo que han dado en llamar peak beard, y que podríamos traducir como "pico máximo de barbudos", expresión que hace referencia al momento en el que el exceso de varones con barba en el paisaje llevará a desandar esta moda.

No es nada que escape al sentido común -en un universo de barbudos, quien se destacará es aquel que se afeite la barba-, pero lo interesante del caso es que los investigadores llevaron adelante un estudio que lo corrobó.

Al exponer a 1453 mujeres y a 213 varones una sucesión de imágenes de varones con o sin barba, en distinto orden, para luego pedir a los voluntarios que rankearan del uno al cuatro su atractivo, hallaron que cuantas más fotos de barbados observaban los voluntarios, peor puntaje obtenían. De igual modo, cuanto mayor era la proporción de fotos de personas sin barba, más bajo era el puntaje de los rasurados.

"Parece que las barbas sacan ventaja cuando son raras, pero cuando se convierten en moda y se vuelven comunes, son declaradas trendy y pierden su atractivo", explicó uno de los autores del estudio al periódico inglés The Guardian, quien consideró que la moda de la barba tupida estaría por alcanzar su pico máximo.

"¿Qué pasará si te cansás de la barba tupida o ésta deja de ser atractiva para las mujeres?", se le preguntó a Matías, quien, aún a la espera de que crezca, no dudó en responder: "Siempre es más fácil afeitarse una barba que tenés que hacer crecer algo que no tenés".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (4)