15 de diciembre de 2015 00:00

El Acuerdo COP21 impactará en los mercados del petróleo y del gas

Enlos últimos años,el Gobierno ha promovidola sustitución  del diésel por hidroenergía, para la generación eléctrica.

En los últimos años, el Gobierno ha promovido la sustitución del diésel por hidroenergía, para la generación eléctrica. Foto: Archivo EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 4
Contento 31
Redacción Negocios y Sociedad (I)

El acuerdo de la COP21 en París, firmado el sábado pasado, limitará las emisiones de gases de efecto invernadero e impactará en el mediano plazo la demanda de petróleo y de sus derivados en el mundo.

No obstante, el reemplazo de la demanda de los combustibles fósiles puede demorar, debido a que los actuales precios vuelven competitivo al crudo. Tanto en la región como en el Ecuador, la principal fuente energética es el petróleo y sus derivados, aunque ha existido una mayor promoción de las energías renovables, como la hidroeléctrica y la fotovoltaica en los últimos años.

De acuerdo con datos del Balance Energético 2013, publicado por el Ministerio de Sectores Estratégicos, el 53% de la energía que consume el país viene de los derivados de petróleo, como diésel y gasolina, que van al sector del transporte. La segunda fuente de energía es la electricidad -con un 13%-, que en su mayoría viene de las hidroeléctricas y que principalmente la consumen la industria y el sector residencial, seguida del gas licuado de petróleo, con 8% y otras fuentes.

Lo mismo ocurre a escala regional. La Organización Latinoamericana de Energía (Olade) estima que al 2010 el 41% de las fuentes de energía provenía del petróleo y sus derivados, seguido del 29% del gas natural, en América Latina y el Caribe.

Para René Ortiz, exsecretario de la OPEP, el cambio de fuente de energía es irreversible. Indica que la COP21 de París es un punto más a una tendencia que en el mundo se viene dando desde 1979, cuando hubo la segunda crisis del petróleo. Según los datos que maneja el consumo de energía, que como fuente tiene el petróleo, ha bajado del 47% al 37%, y ha crecido significativamente la instalación de energías fotovoltaica, eólica, hidroeléctrica e incluso nuclear.

Señala que cada vez más los países desarrollados muestran un mayor consumo de energía para el transporte. Esta tendencia y el acuerdo de la COP21 harán reducir aún más la demanda de petróleo en los países desarrollados, según Ortiz, y esto podría llevar a que continúe la baja de su precio.

No obstante, reconoce que en países en vías de desarrollo continuará el consumo de petróleo y sus derivados, más aún si estos últimos han abaratado su costo por el bajo precio.
En el último año y medio, el precio del galón de gasolina en EE.UU. bajó de USD 4 a 2.

Frente a ello, Ortiz destaca que los países desarrollados deben apoyar a las regiones en vías de desarrollo con planes para sustituir el petróleo por proyectos de consumo masivo de electrificación.

De hecho, el acuerdo de la COP21 señala que los países en desarrollo deberán entregar un monto de USD 100 000 millones anuales a partir del 2020 a los países en vías de desarrollo para planes de inversión en nuevas energías y mitigación de los efectos del cambio climático en sus regiones.

La evaluación de Ecuador

Tras retornar de la COP21, el ministro del Ambiente, Daniel Ortega, destacó las acciones que desarrolla Ecuador para avanzar hacia la no dependencia de los combustibles fósiles.
Dijo que hay proyectos en marcha que se implementan y fortalecen, como expandir las políticas de protección de bosques, de reforestación y de reducción de emisiones en diferentes sectores productivos.

Uno de los objetivos es tener el 96% de energía renovable hasta finales del próximo año e inicios del 2017. “No hay país en el mundo, ni país desarrollado, que nos equipare”.

Para esto se aplican estrategias de mitigación como el cambio de matriz energética, con la construcción de ocho centrales hidroeléctricas, la implementación de cocinas de inducción hasta finales del próximo año, agricultura y ganadería sostenibles...

Otra de las prioridades es trabajar con los sectores productivos en las tecnologías de carbono neutral. “Este es uno de los acuerdos que se alcanzó en París. No es un fin, es un medio, tenemos que avanzar mucho más allá, pero esperamos desarrollar un plan nacional que nos permita a todos ser partícipes de esto”, precisó.

¿En qué consiste esa tecnología de carbono neutral? Es el resultado de una actividad productiva o consumo de un servicio que no emita más gases de efecto invernadero a la atmósfera.
Finalmente, otra estrategia internacional del país es acompañar a las economías desarrolladas para que cumplan con los acuerdos que se alcanzaron en la COP21.

Los acuerdos

Las partes reconocieron la necesidad de mantener el aumento
de la temperatura media mundial muy por debajo de 2°C respecto de los niveles preindustriales y de seguir esforzándose por limitar el aumento de la temperatura a 1,5°C.

Se instó a los países en desarrollo a movilizar, conjuntamente, USD 100 000 millones cada año para la mitigación y la adaptación de calentamiento global, hasta el 2020. Luego se buscará un aporte mayor. También se transferirá tecnología verde.

Cada nación deberá comunicar cuál será su contribución a escala nacional para mitigar el calentamiento global, cada cinco años. Habrá mecanismos de control para velar por el cumplimiento de los acuerdos.

Se crea el Comité En Sede París sobre el Fomento de la Capacidad, para hacer frente a las carencias y necesidades, ya existentes y nuevas, que se detecten en la aplicación de las medidas de fomento de los países en desarrollo.

El acuerdo entrará en vigor al trigésimo día desde la fecha en que no menos de 55 países, cuyas emisiones representen un 55% del total de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, haya ratificado, aceptado y aprobado el acuerdo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)