17 de noviembre de 2015 12:12

Un acuerdo vinculante en la COP21 sería un gran tratado de salud pública, según la OMS

Según María Neira, directora de Salud y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el acuerdo que se podría alcanzar en París tendría grandes implicaciones en la salud pública. Foto: EFE.

Según María Neira, directora de Salud y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el acuerdo que se podría alcanzar en París tendría grandes implicaciones en la salud pública. Foto: EFE.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

Si se logra un acuerdo vinculante en la cumbre COP21 sobre cambio climático de París no sólo se alcanzará un pacto sobre medio ambiente sino uno de los tratados de salud pública más importantes del siglo, destacó hoy 17 de noviembre de 2015 una responsable de la OMS.

"Si se logra un pacto potente, que realmente recorte las emisiones de gases de efecto invernadero, no sólo salvaremos el planeta, sino a millones de personas que viven en él. Si se logra el pacto, será uno de los tratados de salud pública más importantes del siglo", dijo en rueda de prensa María Neira, directora de Salud y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La vigésimo primera Conferencia de las Partes sobre el Cambio Climático (COP21) se desarrollará en París a partir del 30 de noviembre y, como mínimo, hasta el 11 de diciembre.

Según las estimaciones de la OMS, el cambio climático ya está causando decenas de miles de muertes cada año a causa de la mudanza de los patrones de las enfermedades, de eventos meteorológicos extremos -como olas de calor o inundaciones- y por la degradación de la calidad del aire, del acceso al agua y a la comida y del saneamiento.

La OMS estima que en 2012 unos 7 millones de personas murieron a causa de enfermedades derivadas de la contaminación del aire, la mitad de ellos por la contaminación exterior.

Pero la situación seguirá degradándose, dado que se estima que, entre 2030 y 2050, el cambio climático causará unas 250 000 muertes adicionales a causa de enfermedades que se exacerbarán por el calentamiento global.

Entre ellas están enfermedades infecciosas como la malaria o el dengue, pero también dolencias relacionadas con la mala calidad del agua y el saneamiento -como la diarrea, una de la principales causas de muerte de los menores de cinco años-, las olas de calor y la desnutrición.

La malaria y el dengue se transmiten por un vector -los mosquitos- que se desarrollan en charcos de agua que se multiplican a causa de las inundaciones y se reproducen más a causa del aumento de la temperatura, como ya se ha podido comprobar en el último lustro en múltiples países.

"El dengue es el ejemplo más claro. No tenemos medios efectivos para prevenirlo. No tenemos buenos tratamientos para curarlo. Y no existe una vacuna. Si no se evitan las causas que lo provocan, en unos años podemos tener un grave problema", alertó Diarmid Campbell-Ledmun, científico de la OMS.

"Los niños, las mujeres y los más pobres en los países menos desarrollados serán los más afectados", recordó Neira, insistiendo en que el cambio climático no hará más que agrandar la distancia entre la salud de los ricos y la de los más pobres.

Los científicos han determinado que, para que la degradación del planeta no se desborde, el aumento de la temperatura no debe superar los 2ºC de aquí a 2100, pero para ello debería haber una reducción de los gases de efecto invernadero entre un 25 % y un 55 % hasta el 2050.

Sin embargo, las emisiones han crecido aproximadamente un 2,2 % por año entre el 2000 y el 2010. Ante esta realidad, la OMS quiere dar elementos para que los negociadores de París puedan usar la salud como argumento.

Según la organización, la reducción de las emisiones de hollín y metano salvaría la vida de 2,4 millones de personas por año y reduciría el calentamiento global cerca de 0,5 grados centígrados.

Otra de sus sugerencias es incrementar el precio de los combustibles contaminantes, con el objetivo de reducir a la mitad la cantidad de muertes relacionadas con la contaminación del aire, mermar las emisiones de dióxido de carbono en más del 20 % y aumentar los ingresos anuales en USD 3 billones por año. Esta cifra representa más de la mitad de lo que los gobiernos del mundo gastan anualmente en salud.

Precisamente, para que el argumento de la salud pese, la OMS y la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC) están realizando una serie de estudios sobre las consecuencias directas que el calentamiento global tendrá para la salud de las poblaciones de cada país.
Hasta la fecha han elaborado 14, entre ellos los de Brasil, Colombia y Perú.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (2)