23 de October de 2014 20:48

Las actividades extraescolares toman fuerza en los colegios

Los estudiantes que forman parte del club de periodismo reciben una formación más fuerte en redacción y géneros periodísticos. Foto: Paúl Rivas/ EL COMERCIO

Los estudiantes que forman parte del club de periodismo reciben una formación más fuerte en redacción y géneros periodísticos. Foto: Paúl Rivas/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 7
Contento 0
David Villacís. Redactor (I)
dvillacis@elcomercio.com

La importancia que han adquirido las actividades extraescolares en la formación académica de los estudiantes del sistema fiscal motivó al Ministerio de Educación a implementar el programa Nuevas Formas de Aprender. Se basa en clases orientadas a complementar la formación de los alumnos.

Entre los cursos que se desarrollan actualmente están: teatro, danza, fútbol, porristas y periodismo. Por el momento, este programa está en una etapa de pilotaje, y se lo está aplicando en Quito y Guayaquil.

En la capital, por ejemplo, entre las unidades educativas donde se lleva a cabo este programa constan el colegio Simón Bolívar, Eugenio Espejo, Mejía, Instituto Tecnológico Superior Central Técnico y el Colegio Réplica 24 de Mayo, que fue el primero en acoger este tipo de actividades.

La expectativa de la Cartera de Estado es que para el 2015 este proyecto se extienda a los 140 distritos a escala nacional, para lo cual se realizarán convenios con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales que estén interesadas en participar en estos programas.

Si bien es cierto que ya existe un grupo de trabajo establecido, hay una apertura para incorporar otro tipo de actividades, siempre y cuando se cuente con los espacios adecuados, los docentes, los implementos y la demanda de los interesados. Así lo explica Sara Andrade, directora Nacional de Mejoramiento Pedagógico.

Para Andrade, la importancia de este programa radica en dar a los chicos una oportunidad para utilizar positivamente el tiempo libre, al mismo tiempo que se aprovecha la motivación y el interés personal de los muchachos en una actividad específica para fortalecer la educación integral.

Asimismo, se optimizan las conexiones neuronales que la persona tiene al momento de adquirir nuevas experiencias, lo que fortalece los conocimientos nuevos y los que se aprendieron anteriormente.

Una parte fundamental en este programa también son los docentes. Uno de ellos es Alejandro Aguirre, quien actualmente da clases de fútbol en el Colegio Réplica Montúfar, ubicado en el norte de Quito.

Aguirre comenta que las clases se dan en la mañana para los jóvenes de la Sub 14 y 16, mientras que en la tarde es el turno de los chicos de la Sub 18. En total, son aproximadamente 60 alumnos los que participan en estos cursos.

Para este profesor, lo importante es practicar el deporte sin descuidar los estudios. De hecho, el momento en que un alumno empieza a tener malas calificaciones, automáticamente se lo retira del curso hasta que su rendimiento académico mejore.

Otra de las ventajas es que al incluir en una misma actividad a estudiantes de varias instituciones educativas, se contribuye a eliminar las rivalidades que suelen existir entre ciertos colegios tradicionales.

En las instituciones educativas donde se están implementando estas actividades hay optimismo. Un caso concreto es el Colegio Réplica 24 de Mayo, en el cual hay clases de periodismo, fútbol y teatro.

Esta última actividad tiene una característica muy particular, ya que se la desarrolla también con jóvenes que tienen discapacidad auditiva.

Según la rectora de esta institución, Fanny Rodríguez, la idea es que el resultado final se exponga en una feria de inclusión que está prevista para el mes de noviembre.

Sin embargo, el objetivo también es ampliar la gama de oferta para los estudiantes. Por eso, la institución está implementando por iniciativa propia otras actividades como el voleibol, el club científico, danza, entre otras.

Entre los estudiantes de esta institución la recepción del proyecto ha sido positiva. Fernando Rosero, por ejemplo, tiene 12 años y está inscrito en los cursos de periodismo y teatro.

Este muchacho cuenta que escogió periodismo porque siempre se sintió atraído por la escritura, fotografía y el hecho de estar en contacto con las personas. Asimismo, el darles vida a los títeres y muñecos fue lo que le llamó la atención del teatro y por eso decidió inscribirse en este curso.

Su caso es muy similar al de Katherine Armas, quien tiene 13 años. Esta chica está inscrita en la clase de teatro oscuro, donde realiza diversas actividades, como por ejemplo interpretar a los mimos.

Además le enseñan a construir historias de romance con los títeres y a mostrarlo al público para perder el temor. Su objetivo -cuenta Armas- es aprender algo nuevo.

En contexto

El objetivo de las autoridades del Ministerio de Educación para el 2015 es extender estos programas a los 140 distritos del país. Por el momento, la iniciativa únicamente se la está aplicando en las instituciones educativas fiscales de Quito y Guayaquil.

No olvide

Antes de implementar una actividad en los establecimientos educativos, se consulta cuáles son los intereses de los estudiantes.

Quienes practican danza o música suelen tener buenos resultados en matemáticas. Por eso la importancia del programa.

El único requisito para poder participar en estas actividades es pertenecer a una unidad educativa fiscal e inscribirse en el curso.

El objetivo es que los alumnos asocien los conocimientos y habilidades con lo que han aprendido dentro de las aulas.
Recuerde que este tipo de actividades son completamente opcionales paralos estudiantes y además son gratuitas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)