21 de diciembre de 2015 00:00

La acción y el entretenimiento atraen al cinéfilo ecuatoriano

El estudio de la empresa Marketing Consulting explora los hábitos de consumo en el país. Foto: Archivo / EL COMERCIO

El estudio de la empresa Marketing Consulting explora los hábitos de consumo en el país. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Fernando Criollo

Antes de ir al cine, el ecuatoriano prefiere ver películas en los canales nacionales, en la televisión por cable y en DVD, en ese orden. Así lo revela el Estudio de Audiencias de Cine en el Ecuador realizado por la firma Marketing Consulting. La Internet y las plataformas digitales por suscripción reportan una menor preferencia.

Jimmy Zurita, investigador y gerente de esta empresa, explica que el estudio, que se realizó en Quito, Guayaquil y Cuenca, parte de la necesidad de generar información cuantificable como base para un diagnóstico primario y panorámico sobre los hábitos de consumo del audiovisual.

El estudio pretendía conocer los elementos que podían incidir en los gustos del espectador, así como la preferencia de las salas de cine frente a otras ventanas de exhibición como la TV, Internet, etc.

Aunque si bien la dimensión de la imagen, continuidad del filme o los horarios de programación son algunos elementos que marcan una diferencia entre ver una película en televisión, DVD, Internet o cine, el investigador señala el costo de inversión como uno de los elementos decisivos.

“Ir al cine implica un gasto de por lo menos USD 12 por persona”, calcula Zurita entre boletos y consumo de snacks. 
Si eso se compara con el acceso gratuito a través de Internet, el costo de USD 1,50 por una copia no autorizada en DVD o incluso el pago por suscripción a plataformas digitales que ofertan planes desde valores inferiores a los USD 10, la sala de cine parece tener una dura competencia.

Según el estudio, el 98% de los encuestados afirma que compra al menos dos copias no autorizadas de películas en formato DVD o Blu-Ray, con una frecuencia de una vez al mes en el 42% de los casos.

Con respecto a las razones que impulsan a un espectador a preferir el cine a otras ventanas de exhibición, la investigación señala que ocho de cada 10 personas van en busca de entretenimiento y distracción y en la mitad de los casos acuden en compañía de familiares.

Además, según el análisis, un componente importante de ese entretenimiento se basa en la oferta de contenidos en los que el género, el origen de la cinta, el elenco y los avances que se anticipan en los tráileres son elementos que definen la decisión del espectador, siendo el cine de acción uno de los favoritos.

Pero a través del estudio también se quería explorar el contexto socioeconómico en cuanto a las preferencias de consumo, así como la relación entre la producción cinematográfica local, el cine independiente internacional y el cine comercial del ‘mainstream’.

Solo tres de cada 10 personas vieron películas ecuatorianas en el último año y la mayoría (39%) lo hizo en DVD.
 Para Zurita, los resultados de este primer estudio financiado a través del Fondo de Fomento del CNCine se constituye en una base que permita gestionar políticas y tomar decisiones en cuanto a los contenidos, ventanas, formatos y públicos en función de sus preferencias.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)