1 de junio de 2017 00:00

Abuelos y tíos juegan un papel en la crianza

Galo Larrea cuida a su nieto, Sebastián Lozano, de 10 años, luego de que sale de la escuela. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Galo Larrea cuida a su nieto, Sebastián Lozano, de 10 años, luego de que sale de la escuela. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 5
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 15
Redacción Sociedad
(I)

La rutina es la misma todos los días. Galo Larrea, de 74 años, espera a que su nieto Sebastián Lozano, de 10, llegue de la escuela para servirle la comida y luego hacen los deberes.

“¿Qué tal estuvo la escuela hijo? ¿Qué te dijeron los profesores? ¿Qué aprendiste hoy?”, son las preguntas que le hace mientras el niño se sirve los alimentos. Él lo trata como si fuera su hijo. “Mi esposa falleció y la compañía de mis nietos me ha ayudado a salir adelante”, cuenta Larrea.

Esta escena se repite con algunos niños que participaron en la encuesta. Sus abuelitos les esperan en la casa tras salir de los establecimientos educativos. Unos les ayudan en los deberes, mientras que otros les acompañan en otras actividades.

El estudio denominado ‘INEC va a la Escuela’ señala que un 12% de los infantes del país pasa el tiempo libre con los abuelos o tíos mientras sus padres trabajan o realizan otras actividades.

En el caso de Sebastián, su abuelo lo lleva a las clases de natación en el Club Regatas y le apoya cuando participa en torneos infantiles. Desde la tribuna le alienta para que no baje la velocidad mientras compite con otros pequeños.

También le revisa las tareas escolares. “Me cuida, me ayuda a limpiar la casa porque mi mamá me dice que lo haga”, narra Sebastián. Les ha pedido a sus papás que pasen más tiempo con él, pero ellos no pueden por las obligaciones laborales. Con ellos le gustaría jugar, ir al cine o únicamente ver televisión.

Otros niños salen con sus abuelitos a reciclar. Para Justin, de 10 años, esa actividad es habitual junto a su abuelita ya que sus padres lo dejan con ella las tardes.

Cuenta que le obsequia las botellas plásticas de los jugos que consume para que ella los venda en las plantas recolectoras de plástico.

Su padre trabaja como mensajero y su mamá en las oficinas de una cadena de restaurantes. Dice que él pasa la mayor parte del tiempo trabajando y únicamente llega a la casa para dormir. Cuando despierta, se dedica a revisar su celular. “Quisiera jugar con él”.

A Galilea le ayuda su abuelita a hacer las tareas ya que antes de jubilarse fue profesora en un establecimiento. Es feliz junto a ella, pero admite que le gustaría tener más tiempo con sus padres para contarles sobre los deportes que practica y lo que le gusta.

El estudio del INEC dice que la mayor parte de niños pasan con su madre. Es decir, el 77% del tiempo que tienen libre, generalmente las tardes.

Y eso se replica en las encuestas realizadas. Camila Chamorro, de 10 años, disfruta del patinaje y pasa junto a su madre todas las tardes, al igual que con su hermano Sebastián. “Con ellos soy feliz”.

Adrián vive lo mismo con su mamá por las tardes. Dijo que ella es muy divertida y siempre le cuenta chistes. Su papá es mucho más serio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (2)