19 de May de 2010 00:00

63 837 mujeres denunciaron violencia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sociedad

‘Las peleas son frecuentes, por mi hijo mayor, que es de mi primer compromiso. En las tardes, él viene bravo. Es mujeriego... me pega, me insulta”. Así relata Norma N., de 43 años.

En la Comisaría Segunda de la Mujer y la Familia, en Quito, la quiteña espera su turno. El martes 11, ella denunció a su conviviente por maltrato intrafamiliar. Está acompañada de sus tres hijos, de 20, 7 y 5 años.El reloj marca las 10:00. Norma relata que a las 07:00 de ese mismo día, cuando sus hijos pequeños iban a la escuela, empezó la pelea con su pareja. Este reclamó malamente el desayuno.

Al no ser atendido con rapidez, afloraron los insultos. El problema se agravó y pasaron a los golpes. Su conviviente, luego, echó de la casa a los cuatro

Sola y en la calle, Norma, quien no tiene un trabajo, decidió hacer una denuncia en la Comisaría. Ella asegura estar cansada de los maltratos constantes durante los 12 años que vive con su pareja.

En la misma sala también aguardan Lucía, de 38 años, y Esperanza, de 35. Vienen con el mismo propósito: denunciar los excesos de sus esposos.

Lucía tiene seis hijos. El mayor, de 22 años , y el menor, de 4. Se casó a los 14 años.

En su caso, dice con amargura, las peleas se deben a la falta de dinero. “No me quería dar para la comida, el estudio de mis hijos o para cualquier gasto. Pero tampoco quería que trabaje”.

El esposo es albañil. El lunes en la noche llegó ebrio. Empezó a llamarla con palabras groseras. Luego, afirma, la golpeó por no atender a sus llamados.

La mujer de estatura pequeña y cabello recogido, dice que no es la primera vez que la golpea. Ya lo ha denunciado anteriormente. Con la mirada perdida en el piso, señala que “siempre me promete que va a cambiar, pero no es así”.A un costado de la sala de espera de la Comisaría, Esperanza se muestra decidida a poner punto final a lo que califica como vejámenes de su marido. La mujer de cabello rizado y ojos cafés tiene dos hijas de 14 y 11 años. Lleva tres lustros de casada.

Al principio, relata, su esposo la trataba bien. Hace tres años, cambió. Ella cree que sucedió porque él tiene otra pareja. “Nunca antes me golpeó, pero ahora por la mínima cosa se atreve a hacerlo”, relata con voz firme.El domingo 9, refiere, su marido se enojó y golpeó a las dos niñas. “Eso fue lo que me colmó, no esperaré más abusos”, dice.

Los tres casos se incluyen en las estadísticas de violencia intrafamiliar, que se ahonda, según las cifras de las denuncias presentadas. Estas, en el 2008, fueron 56 961 y en el 2009 llegaron a 63 837 (ver tabla).

Y las estadísticas oficiales evidencian que en el Ecuador, ocho de cada 10 mujeres han sido víctimas de violencia alguna vez en su vida. Así lo declara Ana Lucía Herrera, presidenta de la Comisión de Transición hacia el Consejo de Igualdad de Género,

El problema ha movido al Gobierno a impulsar la campaña Reacciona Ecuador, el machismo es violencia. Esta es parte del plan nacional de la erradicación de la violencia hacia las mujeres, niños, niñas y adolescentes. Para llevar a cabo ese programa, se conformó una comisión integrada por los ministerios de Gobierno, Educación, Salud e Inclusión Económica y Social.

Andrés León, director de Comunicación, dice que la campaña se enfoca en el machismo porque el 95% de los casos de violencia contra las mujeres se genera en la misma casa de las víctimas.

fakeFCKRemove

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)