18 de junio de 2014 17:05

En 16 días termina el año escolar y llegan los sustos por las notas

Estudiantes del Instituto Gran Colombia reciben clases. Foto: EL COMERCIO

Estudiantes del Instituto Gran Colombia reciben clases. Foto: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 2
Indiferente 4
Sorprendido 8
Contento 2
David Villacís. Redactor
Quito

La tensión y el estrés se empiezan a sentir en los planteles educativos. La urgencia por alcanzar el puntaje requerido para pasar de año a semanas de que termine el período escolar y el proceso de recuperación académica tan extenso, pone a los estudiantes en apuros.

De acuerdo con el cronograma del Ministerio de Educación, hasta el 5 de julio, cuando terminen las clases en el ciclo Sierra, se deberán haber tomado los exámenes de final de quinquemestre y definir quiénes se quedaron a supletorios.

Para ello se definieron dos cronogramas distintos: uno para los estudiantes de hasta segundo de Bachillerato, y otro para los que se encuentran en tercero de Bachillerato.

De esta forma, quienes conforman el primer grupo y que no alcancen a pasar el año deberán asistir a unas clases de recuperación desde el 9 hasta el 23 de julio, para después rendir los exámenes supletorios entre el 24 y 29 de julio.

En caso de que no se alcance el puntaje requerido, los alumnos tendrán que someterse a los exámenes remediales, que se realizarán el 19 de agosto, según la información oficial.

Esto implica que los estudiantes apenas tendrían 12 días de vacaciones, antes de que se inicie el próximo año escolar, el 1 de septiembre.

En el Colegio Nacional Andrés Bello, los alumnos están en etapa de repaso con miras a los exámenes quinquemestrales, que se llevarán a cabo desde el 28 de junio hasta el 5 de julio.

Alumnos del Colegio Andrés Bello juegan el patio de la entidad. Foto: EL COMERCIO

Alumnos del Colegio Andrés Bello juegan el patio de la entidad. Foto: EL COMERCIO

Para Lucila Garcés, rectora del plantel, esta etapa de exámenes se caracteriza por ser estresante para los estudiantes.

Sin embargo, explica que el valor del examen del fin de quinquemestre es apenas el 20% de la calificación final, mientras que el 80% restante incluye los trabajos escritos, los deberes y las lecciones.

Como es común, cuando se acerca el fin del año lectivo hay estudiantes que están tran­quilos porque lograron buenas notas, y los que se preocupan porque están a la caza de un punto que puede ser la diferencia entre pasar de año y quedarse a supletorio.

Dayana Caisahuano, de 16 años y estudiante segundo de Bachillerato en Contabilidad del Tecnológico Gran Colombia, está satisfecha pues piensa que el esfuerzo que hecho todos estos meses le da la tranquilidad de que pasará el año sin problemas. Su promedio es de 9 en las materias.

Sin embargo, para otros algunas materias como inglés, matemáticas, computación y trigonometría les quita el sueño. Keny Intriago dice que va a tener que esforzarse bastante para mejorar las notas de 5 y 6 que obtuvo en inglés y computación, respectivamente.

Si lo logra, podría “salvarse” de los supletorios
Para los estudiantes de tercero de Bachillerato la situación es mucho más compleja. Ellos tienen un calendario más apretado para poder graduarse.

De acuerdo con el calendario determinado por el Ministerio de Educación, estos alumnos tendrán que rendir los exámenes quinquemestrales entre el 23 y el 27 de junio, mientras que los exámenes de grado se tomarán del 1 al 4 de julio.

A esto se suma que deben asistir a las clases de recuperación para rendir los supletorios se realizarán entre 8 y 22 de julio, y las pruebas serán tomadas del 23 al 28 de ese mes.

Patricia Trujillo, rectora del Instituto Tecnológico Superior Gran Colombia, destaca las oportunidades que tienen los alumnos para poder pasar de año, no solo porque el profesor puede realizar un banco de preguntas para facilitar el estudio durante la preparación para los supletorios, sino también porque existe el llamado examen de gracia.

Según el artículo 3 de la normativa del Ministerio de Educación que regula este examen, “el o la estudiante de segundo grado de Educación General Básica (EGB) en adelante, que tras la rendición de exámenes remediales reprobare en una sola asignatura, podrá rendir un examen de gracia de esta asignatura, un mes después del inicio de clases del nuevo año lectivo”.

Es decir que los estudiantes que estén en esta situación, hasta que rindan la prueba, pasarán al año escolar siguiente como si hubiesen pasado ya el examen. Si lo pasan, seguirán normalmente en el grado respectivo, si no serán regresados al año que reprobaron.

Para ello, la máxima autoridad de la institución educativa será la encargada de fijar la fecha para el examen de gracia, en función del cronograma que emitan las autoridades de Educación. Los resultados de las pruebas serán ingresados en el sistema informático del Ministerio de Educación.

Aunque hay más oportunidades para pasar los niveles, los tiempos de estudio y recuperación afectan sustancialmente a los alumnos. Pues sus vacaciones terminan reducidas a menos de un mes.

Por ello, el objetivo ya no solo es pasar de grado sino también tener unas largas y tranquilas vacaciones. A 16 días de que termine el año escolar, los jóvenes tratan de mejorar sus calificaciones con trabajos y lecciones, previos a los exámenes quinquemestrales. Estefany Carrión tiene 7 puntos de promedio en físico-químico, pero teme que la dificultad de la materia le de una sorpresa al final. Por ello, no se distrae de las clases para estar segura.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)