17 de July de 2013 15:35

Las 10 fobias más extrañas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0

Los seres humanos tenemos muchos miedos; algunos de ellos se convierten en un problema cuando no nos dejan desenvolvernos de manera normal en nuestra vida diaria. Se les conoce como fobias. Pero ¿Qué es en sí una fobia?

De acuerdo a la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, es un temor fuerte e irracional de algo que representa poco o ningún peligro real. Existe un gran número de fobias, a cosas que muchas veces podrían ser irrelevantes y muchos son los individuos que las padecen. De hecho, las personas con fobias intentan evitar lo que les provoca miedo, porque si no lo hacen pueden experimentar pánico y miedo, taquicardias, falta de aire, temblores en el cuerpo y un fuerte deseo de huir.

Este tipo de padecimientos generalmente son inexplicables; por ejemplo, una persona puede ser muy audaz y escalar grandes montañas, estar en situaciones extremas a altas alturas, pero no puede subir por un elevador; difícil de explicar las fobias son así, miedos que contrastan con el estilo de vida de los individuos. 

Ahora, fobias hay muchas debido a que son miedos irracionales y lo que a ti puede no provocarte nada, a otra persona sí. Aunque existen algunas que son realmente extrañas. 

  • Efebifobia: Miedo a los adolescentes. Provocado por el temor en función de la desconfianza basada en prejuicios de edad.
  • Papirofobia: Es un temor irracional al papel. Se presenta en distintas formas: algunos pacientes temen al papel seco, otros al papel húmedo.
  • Crometofobia o Crematofobia: Es una de las que más llaman la atención. Es el miedo al dinero y valores de capital. Los expertos señalan que esta fobia no es algo pasajero, sino persistente (e injustificada) en quienes la padecen.
  • Eisoptrofobia: El pánico ante los espejos, a veces generalizado a todas las superficies reflejantes, podría asociarse con el temor supersticioso a romperlos y tener mala fortuna.
  • Basofobia: Miedo a caerse. Muy común en personas que han sufrido una operación o se han roto un hueso. Ayuda psicológica y fisioterapia ayudan a ganar confianza al afectado.
  • Onomatofobia: Sus víctimas literalmente no soportan pronunciar o escuchar siquiera ciertos nombres, a veces el propio.
  • Fagofobia: Miedo a comer y tragar. Se traduce en una dificultad para tragar (disfagia) injustificada en el momento en el que al examinar el esófago los médicos no encuentran nada anormal.
  • Somnifobia: Los pacientes evitan dormir pues lo consideran riesgoso: podrían no despertar jamás o ser vulnerables a algún tipo de amenaza externa.
  • Ecofobia: Miedo al hogar. En ocasiones causada por un abandono paterno en la infancia y que se traduce en el temor a estar solo en el hogar.
  • Fobofobia: Se trata de un paradójico "miedo al miedo". La diferencia entre un fobofóbico y una persona normal es que ante la posibilidad de peligro el primero siente una fuerte ansiedad que puede paralizarlo y el segundo, en cambio, analiza la situación buscando una solución.
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)