3 de August de 2013 15:03

10 consejos prácticos para dejar de roncar

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2

El ronquido es un ruido respiratorio fuerte, áspero o chillón que ocurre durante el sueño, explica Medline Plus.

Es un problema grave pues es social, donde las personas que comparten la cama con alguien que ronca pueden tener dificultades para dormir. Además, habla de la salud de la persona que hace el sonido a la hora de descansar, pues existen diversas causas, desde sobrepeso hasta congestión nasal.

Lo mejor siempre será consultar al médico para descartar causas y tratar de buscar una solución, mientras tanto te presentamos algunos consejos del periodico24.com y otramedicina.com para dejar de roncar y dejar dormir a su pareja y familia.

  • 1. Sostén un lápiz entre los dientes por un tiempo máximo de cinco minutos; debes apretar con firmeza para que estimules la musculatura, pero en ningún caso tanto que te provoque dolor en los dientes o en las mandíbulas.
  • 2. Estira la lengua en horizontal todo lo que puedas y relájala; repite diez veces este movimiento. Después, vuelve a estirarla, pero esta vez intentando tocarte la barbilla con ella. Mantenla unos segundos y después intenta tocarte la nariz con la lengua. Mantén otros cinco segundos.
  • 3. Presiona un dedo suavemente contra tu barbilla, de forma que hagas fuerza pero no excesivamente. No debes hacerlo durante más de tres minutos.
  • 4. Sonríe tan ampliamente como puedas. Mantén la sonrisa diez segundos y relaja. Repite el ejercicio todas las veces que puedas a lo largo del día.
  • 5. Presiona la lengua contra los dientes inferiores durante unos cinco minutos, y repite la acción.
  • 6. De pie o sentado repite cada día y en voz alta las vocales: A, E, I, O, U, al principio comienzas lentamente y luego aumentas la velocidad. Hazlo entre tres minutos y una hora todos los días.
  • 7. Te mantendrás con la boca abierta y la abrirás tanto como puedas, luego la cerrarás como si tuvieses los labios sellados. Tras ello fruncirás los labios y los mantendrás en esa posición diez segundos. Terminas el ejercicio relajándote y repites toda la secuencia.
  • 8. Con la boca cerrada lleva la lengua por detrás del maxilar superior. Una vez que la ubicaste la raíz de los dientes lleva la lengua hacia atrás todo lo que puedas, luego la regresas a la posición inicial y repites el ejercicio durante tres minutos.
  • 9. Inhala y al exhalar emites el sonido del zumbido de la abeja con un tono constante.
  • 10. Siéntate en una posición cómoda y con los ojos cerrados. Luego inhalar mientras inhalas llevas la punta de la lengua hacia el paladar siempre manteniendo cerrada la boca. Mantienes la respiración unos segundos y luego lentamente exhalas por la boca.
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)