15 de December de 2010 00:00

1 000 especies nativas se lucen en el Insectarium

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sociedad

El color dorado intenso que tiene el caparazón del escarabajo hace que se parezca más a una joya bañada en oro, que a un insecto.

Está disecado dentro de una caja de vidrio, que cuelga de una de las paredes del Insectarium, en la Ciudad Mitad del Mundo.

El escarabajo de oro (Chrysina argenteola) es uno de los 1 000 especímenes que se exhiben en este lugar. 150 están vivos y caminan, entre cubos de cristal llenos de lodo, mallas y maderos cilíndricos que se trajeron de la Amazonía, para adecuar su nuevo hogar. En el sitio también hay un espacio donde se muestra el proceso de reproducción de los escarabajos Hércules. Son los más grandes de su especie y los más fuertes del mundo, pesan 28 gramos y pueden levantar hasta 100 veces su peso.

La recolección de los insectos tomó más de tres años y continúa. Los dos investigadores chilenos que administran el lugar, Héctor Wall y Héctor Castro, aseguran que de forma permanente realizan salidas de campo para obtener nuevos ‘bichos’.

La mayoría son de Ecuador, pero también se han importado insectos de países como Camerún, Tailandia o Malasia.

“El Insectarium se abrió en el 2007 para que las personas conozcan el papel que cumplen estos animales en la naturaleza y para atraer a los turistas al complejo de la Mitad del Mundo”, asegura Wall, entomólogo con 40 años de experiencia en investigar insectos. Al mes un promedio de 7 000 personas visitan este refugio de insectos.

Mantener este lugar cuesta unos USD 1 000 al mes. Lo más difícil es conservar a los insectos vivos. Se debe recrear las condiciones del medioambiente en donde se desarrollan (húmedo tropical).

La mariposa Morpho menelaus, por ejemplo, no ha perdido el color azul fosforescente de sus alas y pareciera que está dormida sobre el vidrio del mostrador.

Se encuentra junto a otra mariposa cuyas alas se parecen al rostro de un búho. Su apariencia le permite mimetizarse (confundirse) en la vegetación y asustar a sus depredadores.

Debido a la cantidad de especies, este sitio cada vez resulta más pequeño para albergar a los insectos. Castro asegura que el 2011 se iniciará un proyecto para ampliarlo. “Queremos implementar áreas para mantener reptiles, mariposas y peces”.

Está previsto adecuar invernaderos para mostrar la diversidad de orquídeas y las plantas medicinales que tiene Ecuador. El proyecto cuenta con el respaldo de los directivos del complejo Mitad del Mundo y se espera hacer alianzas con centros internacionales para intercambiar asesorías en conservación y descubrimiento de especies.

El precio

El museo de insectos está en el pabellón Ecuador, dentro del complejo de la Mitad del Mundo (av. Manuel Córdova Galarza km 13,5).

Para ingresar al complejo de la Mitad del Mundo se debe pagar USD 2. De ahí se puede visitar el Insectarium de forma gratuita.

Para reservar una visita o solicitar una asesoría puede llamar al 09 720 9127.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)