Tiempo de lectura: 3' 22'' No. de palabras: 559

Una reciente investigación comprobó que los sismos contribuyen al calentamiento global. Tras el estudio, publicado esta semana en medios internacionales, se produjo una interrogante: ¿por qué los sismos alteran las condiciones climáticas de la Tierra? Científicos de la U. de Bremen en Alemania evidenciaron después de que un gran terremoto ocurrido en 1975 se liberó más de siete millones de metros cúbicos de metano.

Justamente, este gas es el que altera la meteorología del planeta e incita aún más el calentamiento global. Para comprender el porqué, el sismógrafo Sandro Vaca del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional, dice que primero hay que entender cómo se efectúa un sismo. Vaca explica que tanto en el continente como en la parte marina hay placas tectónicas (cascarones de tierra) que cuando chocan fraccionan la tierra y acumulan energía. Cuando se produce este fenómeno, el metano se libera.

Hay que comprender que el metano es un compuesto químico de carbón e hidrógeno que permanece en la tierra y que al producirse una fracción es inevitable que este gas se libere. El sismógrafo también aclara que no en todas las zonas donde se producen sismos se libera metano. Esta liberación también depende de la ubicación de la fracción. En Ecuador, por ejemplo, las zonas del norte, como Esmeraldas y el Golfo de Guayaquil son lugares donde sí se libera metano. La liberación del metano en su mayoría se da por la descomposición orgánica.

Ahora bien, ¿qué pasa con el metano en la atmósfera? El gas es un componente químico que absorbe el calor. El doctor en química, David Saldarreaga, explica que el metano siempre ha estado en el aire, pero al liberarse a través de los sismos su cantidad aumenta. El problema radica en la interacción de este componente químico con la radiación infarroja (calor).

Saldarreaga dice que el planeta está constantemente recibiendo radiación del sol y las estrellas mientras que los gases en la atmósfera absorben la radiación infrarroja, lo cual eleva la temperatura.

De hecho, el metano (CH4) es más fuerte que el dióxido de carbono (CH2). El químico explica que aunque haya 400 ppm (1 parte por millón) de CO2 y apenas 2 ppm de CH4, la composición química del metano es más potente y más propicia de recibir calor. En la atmósfera, el CH4 tiene gran efecto por un período corto de 10 años mientras que CO2 tiene un pequeño efecto por un período largo 100 años. Es así que el metano es 23 veces más potente que el dióxido de carbono.

Para Saldarreaga la contribución de los sismos en el calentamiento global es mínima, ya que hay otras acciones que liberan metano permanentemente: putrefacción de las plantas, defecación de animales o baterías en plantaciones de arroz.


LAS FRASES:
"No todos los sismos liberan metano. Esto depende de la cantidad de carbono de la zona". Sandro Vaca / Sismógrafo del Geofísico

"La liberación del gas en sismos no es permanente. En plantaciones de arroz siempre se libera". David Saldarreaga / Químico.

imagen

Califique
2
( votos)