Tiempo de lectura: 11' 56'' No. de palabras: 1888

¿Qué repercusiones tiene el uso frecuente de teléfonos celulares en la salud humana? La pregunta recobra vigencia, tras las últimas declaraciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que vincula el uso excesivo de estos equipos al riesgo de desarrollar cáncer cerebral. Este ente se pronunció sobre este tema, tras analizar y valorar la evidencia científica acumulada hasta la fecha.

La Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC, en inglés), que forma parte de la OMS, señaló que los campos electromagnéticos generados por las radiofrecuencias de los teléfonos son “posiblemente cancerígenos” para los seres humanos.

Debido al uso, cada vez más extendido, de los celulares en el mundo, los científicos, en diferentes regiones del planeta, siguen de cerca los efectos que podrían provocar en la salud.

María Belén Morán, madre de familia, dice que el celular forma parte de su vida. “Dependo del teléfono para el trabajo, los hijos. Al menos una hora diaria tengo el celular pegado a mi oreja”.

Advierte que no deja que sus hijos lo utilicen, porque leyó un informe científico que dice que en los menores de 14 años, hay muchos riesgos. “No deja de preocuparme el último informe de la OMS que se transmitió el martes en la noche por la televisión”.

Para el físico Leonardo Bacile, de la Escuela Politécnica Nacional (EPN), todavía no hay estudios científicos definitivos que revelen que efectivamente estos equipos afecten la salud humana. Explica que los celulares emplean radiación electromagnética en el rango de las microondas.

El tipo de radiación que procede de un teléfono celular se denomina no-ionizante, de baja potencia. Bacile explica que existe mayor riesgo, sobre todo, cuando el usuario emplea el teléfono en zonas donde hay escasa señal celular. “En ese momento, el teléfono emite más energía, al tratar de ubicar la torre más cercana para mantener el servicio”.

Bacile indica que la comunidad científica recomienda reducir el tiempo de exposición al celular. Algunos organismos, como la OMS recomiendan no hablar más de 30 minutos diarios.

El médico ecuatoriano Carlos Estévez precisa que radiación electromagnética de las torres celulares podrían causar daños a la salud. Algunas de estas torres están instaladas en viviendas y edificios. También hay preocupación por los niños. Para Keith Black, neurologo del Centro Médico Cedars-Sinai en Los Ángeles, el cráneo y el cuero cabelludo de los niños es más delgado y la radiación puede penetrar más.

Científicos sugieren que el celular afecta al sueño

Sobre los posibles efectos nocivos del uso del celular en la salud se han realizado varios estudios científicos.

Uno de ellos proviene del Instituto Sueco Karolinska que alertó sobre los problemas que pueden tener algunas personas a la hora de conciliar el sueño.

Experimentaron con hombres y mujeres de entre 18 y 45 años, sometiendo a algunos a la radiación que contiene el celular, mientras que al resto se le aplicaba una radiación parcial.

Las personas que fueron expuestas a la radiación genuina tuvieron serios inconvenientes para conciliar el sueño, además de haber permanecido por un cortísimo tiempo en un estado de sueño profundo. Según los especialistas, los teléfonos móviles afectan directamente la región de nuestro cerebro encargada de regular el estrés. De acuerdo con las conclusiones de este estudio, los investigadores recomiendan no usar el celular antes de ir a dormir, e incluso se recomienda que éste no esté cerca de la persona mientras dormimos.

El psiquiatra José Cruz, dice que cualquier estímulo externo que se realice momentos antes del adormecimiento, alterará la primera fase del sueño.

El especialista ecuatoriano sostiene que hay muchas personas que no solo hablan por el celular antes de dormir, también hay otras que se acuestan con los audífonos para dormirse escuchando música.

"Son estímulos inconscientes que sí van a afectar el ciclo vigilia-sueño. Hay personas incluso que se duermen con la televisión encendida. Estas tienen estímulos luminosos, en forma de flash, que estimulan un parte de la corteza del cerebro que está relacionada con la vigilia, lo contrario del sueño.

De acuerdo con un estudio desarrollado por la Academia de Sahlgren en Suecia, parece existir una relación entre el uso intenso de los teléfonos y una conducta que compromete la salud.

La investigación recomienda concientizar a los jóvenes acerca de los efectos del uso excesivo de los teléfonos móviles.

Algunas recomendaciones sobre el uso del celular

Aleje a los niños de los celulares. Ellos son más vulnerables a los campos electromagnéticos de estos aparatos

Mantenga alejado el celular del cuerpo. Utilice un auricular Bluetooth, el altavoz o los sistemas de manos libres.

Evite el uso del celular en lugares cerrados, como vehículos o en sitios con poca recepción. Cuando el celular busca señal, la radiación electromagnética aumenta más.

Use el modo 'vuelo' o 'fuera de línea' cuando necesite tenerlo cerca por largos lapsos de tiempo y active la señal para revisarlo cada cierto tiempo.

Si tiene que llevar el celular pegado al cuerpo, fíjese que el teclado apunte al cuerpo para que los campos electromagnéticos del teléfono se generen lejos de usted.

Hable el tiempo necesario. Se aconseja unos pocos minutos. Para llamadas largas, use teléfonos con línea a tierra. Los inalámbricos emplean tecnologías similares a los móviles.

Alterne cada cierto tiempo la oreja por la que escucha. Es necesario utilizar más mensajes de texto en lugar de llamadas telefónicas. Además, escoja el equipo con el SAR (Tasa Específica de Absorción) más bajo posible. Para acceder a estas, busque SAR rating cell phones o calificaciones SAR de celulares.

Es mejor utilizar el teléfono fijo antes que el móvil si tiene los dos al alcance. Mantenga el móvil lejos de la cabeza mientras marca y espera al que la otra persona responda. En ese momento el terminal también está funcionando a tope.

En el mercado hay teléfonos celulares que emiten más radiación que otros. En Estados Unidos, para que un modelo sea certificado por las autoridades y sea puesto en el mercado, su nivel máximo de tasa de absorción debe ser menor de 1.6 vatios por kilogramo.

Los especialistas señalan que las cifras son una estimación, pues la exposición real dependerá de la forma en que se utiliza el teléfono, la compañía que ofrece el servicio y las condiciones de la red.

La asociación Environmental Working Group enlistó los modelos de los teléfonos celulares con niveles más bajos de radiación. Si desea mayor información sobre este tema búsquela en la página web: www.ewg.org/

Puntos de vista
Eduardo Arízaga/ Neurólogo y catedrático
'Hay que ser cautelosos con la información sobre el celular'
La Agencia Internacional de Investigación del Cáncer, que trabaja con la Organización Mundial de la Salud, ubica al celular en la categoría de posiblemente cancerígeno, pero no da ninguna prueba fehaciente de que su uso esté relacionado con los tumores del cerebro.
En la actualidad, hay millones de personas que utilizan el celular en el mundo. Si el celular es cancerígeno, ya se podrá imaginar el desastre que se podría vivir en los próximos años.

El celular se ha utilizado desde hace más de 10 años y nadie ha demostrado que haya un repunte gigantesco de cánceres al cerebro. Habría que tomar con cautela a esta información y, desde luego, pedirle a la gente que no abuse del celular, porque no sabemos qué tan peligroso es.

Si, en realidad, causa tanto peligro, se expone a la población masivamente a tener daños cerebrales. La recomendación es evitar hablar por el teléfono más de 30 minutos cada día.
Es necesario usar los sistemas manos libres para no exponerse a la radiación
electromagnética . Por el momento, no hay una clara relación con el cáncer del cerebro, pero siempre es mejor prevenir. Es una tarea prioritaria para los medios de comunicación emprender una campaña para que, sobre todo, los jóvenes no crean que es un aparato totalmente inofensivo.

Magdalena Gómez/ Médica neuróloga e investigadora
'El teléfono celular produce cambios en el cerebro humano'
Esta claro que los teléfonos celulares emiten ondas electromagnéticas de baja frecuencia.
Es necesario mencionar el estudio realizado por la Asociación Americana de Medicina (American Medical Association) que revela que la radiación electromagnética de teléfonos celulares afecta el metabolismo de la glucosa, una de las funciones normales del cerebro.

Eso significa que las células están usando glucosa para crear energía. El cerebro normalmente produce la cantidad de glucosa que necesita para funcionar normalmente.

Se han alertado sobre los cambios que provoca el celular, pero todavía faltan más estudios científicos que demuestren si estos cambios son positivos o negativos. Hoy, hay muchas investigaciones en curso.

También hay investigaciones que revelan que el celular puede alterar los ciclos del sueño y vigilia. Considero que todavía es necesario realizar más investigaciones sobre los cambios que pueden producir estos aparatos en los seres humanos.

Para realizar muchos estudios en este campo, los investigadores se concentran en medir la actividad cerebral.

Es necesario aguardar al desarrollo de nuevos trabajos serios y científicos en este campo para alertar a los usuarios sobre su empleo.

Fernando Ferro Presidente Asociación de Empresas de Telecomunicaciones
'Los actuales niveles de seguridad siguen siendo válidos'
Ante el pronunciamiento de la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC), respecto de la revisión científica sobre la 'carcinogenicidad' de las señales de radiofrecuencia, la Asociación de Empresas de Telecomunicaciones de Ecuador (Asetel) se adhiere al posicionamiento expresado por la Asociación GSM, que representa a la industria de la telefonía móvil a nivel mundial.

La GSMA sostiene que la clasificación del IARC sugiere que la capacidad de producir cáncer es posible pero no probable, y que esta revisión científica identifica algunas pruebas que sugieren los estudios en humanos, pero sin un apoyo consistente a partir de estudios con animales y cultivos celulares.

La industria de la telefonía móvil, en Ecuador y en el mundo, está consciente de las inquietudes que esto puede producir en los usuarios.

Por esta razón, es importante destacar que los actuales niveles de seguridad siguen siendo válidos, y que el resultado (del pronunciamiento del IARC) puede entenderse como una indicación de que se necesita más investigación.

También es necesario mencionar que ya se están elaborando estudios en Europa con el apoyo de los miembros de GSMA, los cuales incluirán a más de 250 000 personas.

Califique
2
( votos)