Tema
Antonio Villarruel
viernes 25/05/2012
Venturosamente ecuatoriano
La mejor manera de entender la pequeña pero significativa relación de Carlos Fuentes con el Ecuador no se encuentra en sus libros autografiados a escritores de estas latitudes, o con buscar rastros de la época que residió en Quito como hijo de diplomático. Tampoco en sus relaciones, espurias por cierto, con otros intelectuales y políticos de los sesenta, en ese entonces residentes casi todos en el exterior. Afortunadamente, Fuentes aparece ligado al Ecuador en lo que más le habría gustado: en la ficción y en la erudición crítica de quienes lo han leído con lupa.