Tiempo de lectura: 2' 27'' No. de palabras: 341

Jorge estaba en segundo año de bachillerato. El próximo fin de semana iba a debutar en el equipo de Emelec, fútbol de segunda categoría, pero no fue posible. Una de las mujeres que protestó por la falta de atención fue Sonia Valencia, familiar de uno de los niños internados en el hospital, afectado con dengue. Ella dijo que la atención era limitada.

En Esmeraldas hay hermetismo en la Dirección Provincial de Salud y en el Hospital Delfina Torres de Concha. En ambos sitios la información de lo que pasa sigue siendo restringida para la prensa.

Los niños ocupan el 80% de los casos registrados, explica Julio Valencia, director provincial del Servicio Nacional de Erradicación de la Malaria (SNEM). Son 411 los reportados. El 90% está en la ciudad, en las parroquias urbanas, Esmeraldas y 5 de Agosto. Más al sur, en las urbanizaciones Tolita 1 y 2 y en el valle San Rafael.

Actualmente hay 26 niños con signos de gravedad y seis graves. El mayor rebrote se dio en las últimas seis semanas. En julio del año anterior sumaban 274, hoy son 411. En el 2010 hubo 600 casos.

Las causas del brote fueron atribuidas por el gobernador de Esmeraldas, Lenin Lara, al problema del agua potable, que está siendo almacenada ante los problemas de la planta potabilizadora. Desde hace cuatro meses, las familias se proveen por medio de tanqueros. El Comando de Operaciones Norte (Coopno) pondrá a disposición 40 oficiales, que fumigarán por 90 días y dos brigadas de 10 hombres cada una, según el director de SNEM, Paúl Veloz. La subsecretaria del Ministerio de Salud, Fátima Franco, aseguró que para prevenir el incremento del vector se trabajará con otras instituciones. Según el representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Gustavo Breta, al país entraron virus nuevos por la parte sur de Colombia. Ahí, en el 2010, se dio una epidemia. “El problema es que se está almacenando agua limpia, sitio propicio para la reproducción del mosquito transmisor”.

Califique
2
( votos)