Tiempo de lectura: 5' 12'' No. de palabras: 774

La niña debía recibir la vacuna contra la tuberculosis 24 horas después de haber nacido, pero la colocaron a los 4 meses.

Maryori Pianchiche se asustó cuando la obligaron a ingerir las gotas de la vacuna. Su padre, Luis Pianchiche, la acercó a su regazo y le frotó la cabeza. Al poco tiempo, los ojos de la pequeña dejaron de lagrimear.

“No sabíamos que esa vacuna era necesaria”, dice el agricultor de 35 años. “Mi esposa tuvo a la niña con partera. En mi comunidad no hay médicos”.

Ellos viven en la zona selvática de Chigüilpe, en Santo Domingo. Desde la cabecera cantonal se puede avanzar parte del camino en bus (una hora) y luego hay que caminar unas tres horas más para llegar a la vivienda.

“Nosotros salimos solo cuando es necesario. Escuchamos que en el país los niños se están contagiando de sarampión y por eso buscamos un centro de salud”.

El viernes pasado llegaron al subcentro Augusto Egas, ubicado en el centro de Santo Domingo. Allí los atendió la enfermera Eufemia Briceño.

Les explicó que primero debían vacunar a la bebé contra la tuberculosis y luego contra el neumococo.

“Cuando cumplen dos meses de nacidos, en cambio, se debe aplicar la vacuna pentavalente”. Protege a los niños contra el tétanos, la tosferina, hepatitis B y la meningitis.

A Pianchiche le entregaron en el subcentro de salud un carné para que llevara el registro de las vacunas. Sin ese documento, los niños no pueden ser atendidos.

Ericka Quiñónez quiso que le colocaran a su hijo de 6 meses el refuerzo de la vacuna pentavalente, pero había extraviado el carné. “Me dijeron que sacara una copia de la cédula para poder buscar en el archivo. Pero hay demasiada gente en la fila”.

Los niños deben recibir hasta los 6 meses dos refuerzos de la vacuna pentavalente.

Al día, en el subcentro Augusto Egas; el principal de la ciudad, se vacuna a unos 200 niños.

Pianchiche fue uno de los primeros en llegar el viernes, a las 07:30. Junto a él estaba María Mendoza. Ella esperaba una vacuna contra la varicela para su hijo Jordi, de 19 meses.

Según Briceño, esa vacuna se debe poner cuando el niño cumple 17 meses, con el refuerzo de la poliomielitis. Las vacunas pueden aplicarse juntas, sin que causen reacciones.

Los calendarios de vacunas van evolucionando, en función de las mutaciones de los virus, su incidencia y también de los avances médicos.

Greta Muñoz, infectóloga del Hospital Baca Ortiz, dice que el año pasado no se colocaba la vacuna contra el neumococo -bacteria que causa enfermedades como neumonía, otitis y meningitis-. “Ahora se puede poner desde los 2 meses. El rotavirus, en cambio, se incluyó desde el 2007”. Hace tres años los niños de 0 a 5 años recibían 18 vacunas, ahora son 20. Se incluyeron dosis contra la varicela y el neumococo.

Las vacunas, según Briceño, protegen en un 95% de las enfermedades a los niños. “Es muy raro que, estando vacunados, los niños se contagien, pero existe la posibilidad por ese 5% restante”.

A Pianchiche le dijeron que regresara esta semana al subcentro para que su niña reciba la vacuna pentavalente. “Las dosis que no recibió a tiempo pueden colocarse hasta un año después de nacido, pero la niña estará desprotegida”, dice Briceño. “Los padres no deben descuidarse, porque hay virus que pueden causar incluso la muerte”.

La protección contra el tétano

El tétano es  causado por una bacteria que está en el suelo. Entra al cuerpo por  una herida abierta.  
 
La bacteria  hace  que los músculos se contraigan en espasmos incontrolables.
Si  se halla   una  herida sucia  o la mordedura de un animal se debe revisar la fecha de   la  última vacunación.

El niño, hasta  los  5 años, debe recibir  cinco dosis de vacunas contra esta bacteria.

Vacuna contra la poliomielitis

La poliomielitis  es una infección producida por un virus. Si no se la trata a tiempo puede causar parálisis.   

Se adquiere  al propagarse con  agua contaminada  o besar a una persona infectada.
La vacuna se  administra  por vía oral, aunque ya existen también dosis para administrarlas con inyección.  

No tiene  efectos secundarios, a no ser que el niño tenga alergia a  sus compuestos.

Califique
2
( votos)