Tiempo de lectura: 2' 45'' No. de palabras: 449

El Hospital Universitario de Utrecht (UMC) ha aplicado, por primera vez en el mundo, el ultrasonido en pacientes con cáncer de mama usando una avanzada tecnología de resonancia magnética que permite visualizar, con gran precisión, el tumor mientras se produce el tratamiento.

La investigación aplica la tecnología conocida como MRI-HIFU, en referencia a las siglas en inglés para la imagen producida por la resonancia magnética, MRI, mientras que Hifu es el acrónimo equivalente a chorros de intenso ultrasonido usado como medio para ‘quemar’ el cáncer.

Utilizada con anterioridad en tratamientos de miomas de matriz y para paliar el dolor en cáncer de huesos, esta técnica nunca antes se había usado para combatir un tumor maligno.

La clave del tratamiento es poder ver el tumor a la vez que se trata, explicó Marco van Vulpen, uno de los radiólogos del UMC que lideran el estudio.

Van Vulpen explicó que la imagen de la resonancia magnética ofrece una visión muy precisa del tumor. “Esto nos permite aplicar con concreción el ultrasonido y dañar lo menos posible las células sanas. La paciente se coloca bocabajo en una camilla (que luego se introduce en el MRI) provista de una especie de hueco al que llegan las aplicaciones del ultrasonido”, explicó Van Vulpen.

“En esa cavidad de la camilla se introduce el pecho, que al quedar suspendido en lugar de aplastado, nos permite tener una visión más precisa, a tiempo real, del tumor, incluyendo sus movimientos, y combatirlo con mayor precisión desde diferentes perspectivas”, precisó el científico.

Los expertos ven en esta técnica una alternativa para la cirugía y así evitar los efectos secundarios, psicológicos y estéticos que genera en muchos casos una operación o la extirpación del pecho.

“Un tumor de pecho tiene un tamaño medio de entre 1 y 1,5 centímetros y el cirujano, como no puede notarlo antes de operar, extraerá una fibra de hasta 10 centímetros, la cual es gigante comparada con la medida del tumor”, indicó Van Vulpen para ilustrar una de las desventajas de la cirugía.

El especialista aclaró que la tendencia a usar métodos cada vez menos invasivos no es nueva y ha sido un objetivo de la medicina desde sus orígenes.

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en la población femenina mundial. El UMC, que es el segundo mayor Hospital de Holanda, creó hace dos años un centro especializado en la guía visual para intervenciones oncológicas, que lo hace pionero en este tipo de estudios.

Califique
2
( votos)