Tiempo de lectura: 2' 43'' No. de palabras: 436

Al menos tres antirretrovirales empiezan a faltar en las farmacias de los hospitales públicos de Quito. Las personas que viven con el VIH temen que se repita el capítulo del año pasado, cuando la escasez extendió por casi seis meses en varias provincias del país, sobre todo, en Guayas.

Los pacientes de la Clínica de VIH/sida del Hospital Enrique Garcés y del Hospital Eugenio Espejo reportaron la falta del antirretroviral tenofovir en este mes de julio. En el primer hospital, los médicos optaron por entregar dosis para cinco días a los pacientes de Quito y a los que viven fuera del Distrito Metropolitano les entregaron dosis para más días.

Las personas seropositivas tienen malestar porque deben pedir permiso en sus trabajos muy seguido y esto les afecta en su desempeño. Pero no pueden dejar de tomar sus pastillas porque –tal como ellos explican- romperían la adherencia al tratamiento y se generaría resistencia al fármaco.

Los hospitales Carlos Andrade Marín y el de la Fuerzas Armadas también han tenido problemas de entrega de dos antirretrovirales en este mes: el efavirenz y el combivir. La fortuna de los que dependen de la seguridad social de las Fuerzas Armadas es que el dinero que inviertan en comprar el fármaco afuera sí les es reembolsado.

Esto no pasa en las unidades del Ministerio de Salud Pública. Una de las personas que recoge su medicina en uno de los hospitales públicos indicó que el año pasado tuvo que gastar más de USD 350 para traer la medicina que necesitaba desde Chile.

El Ministerio de Salud no atendió un pedido de este Diario para obtener su versión.

Según los datos de Onusida, Ecuador tiene una cobertura de 67%, apenas por debajo del promedio de América Latina, ubicado en 70%. Pero la organización, aunque resaltó el trabajo de Ecuador, consideró como prolongado el lapso de desabastecimiento de medicinas del año anterior.

El sida, bajo control

América Latina  y el Caribe mantienen bajo control la epidemia del sida, pero una ola de conservadurismo amenaza los esfuerzos para prevenir la propagación del virus.

 En el 2011, aproximadamente 1,6 millones de personas vivían con el sida en la región, 230 000 de ellas en el Caribe, según un informe global de Onusida. En todo el mundo la cifra alcanzó los  34,2 millones de personas.

El año pasado, unas  99 000 personas contrajeron la infección por el VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) en América Latina y el Caribe.

Califique
2
( votos)