Tiempo de lectura: 2' 55'' No. de palabras: 413

El banco de tejidos, que funcionará en el Hospital Eugenio Espejo de Quito, estará listo en un período de 130 a 150 días (hasta cinco meses).

El gerente, de esta casa de salud, Víctor Hugo Sevilla lo anunció ayer durante la visita de Yukiya Amano, representante de la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

El representante de la OIEA llegó a Ecuador para ver el fruto de su cooperación. En 2008, esta entidad internacional donó los equipos para que el banco de tejidos empezara a funcionar, pero hasta ahora esta unidad médica no ha sido implementada.

Los equipos donados (un ultracongelador, un esterilizador y cámaras de almacenamiento) se mostraron ayer en un espacio recién pintado del segundo piso. Sevilla mostró también los planos de lo que será el banco.

El Ministro de Salud, David Chiriboga, también fue testigo de los avances de este banco de tejidos y manifestó su firme compromiso para que el Eugenio Espejo lidere el sistema nacional de trasplantes en el país.

La directora ejecutiva del Organismo Nacional de Trasplantes, Diana Almeida, dijo que el Ministerio de Salud ha asignado USD 349 000 para adecuar el espacio físico de 450 metros cuadrados que necesita el banco de tejidos.

El objetivo primordial es tratar tejidos como la piel y los huesos, que se retiran de personas que han fallecido, para ayudar en la recuperación de quemados o de personas que han perdido su masa ósea por accidentes de tránsito o enfermedades degenerativas.

El banco también tendrá capacidad para esterilizar válvulas cardíacas y tendones y colocarlos en pacientes receptores. La energía nuclear interviene en el proceso de esterilización.

Yukiya Amano explicó que la energía nuclear tiene usos muy diversos, sobre todo, en salud. La radioterapia, para aliviar a pacientes con cáncer, es una de las aplicaciones más benéficas.

El representante de la OIEA se comprometió a seguir colaborando en la lucha contra el cáncer en los países en vías de desarrollo y sugirió que estos temas deben estar en la agenda de los gobiernos.

La visita de ayer terminó en la unidad de quemados del Hospital Eugenio Espejo. Los pacientes que han perdido piel por las quemaduras serán los más beneficiados del banco de tejidos.

Actualmente, las personas que tienen un 50% de quemaduras en su cuerpo, tienen un 86% de probabilidad de muerte. De la necesidad de trasplante.

Califique
2
( votos)