Tiempo de lectura: 5' 7'' No. de palabras: 639

El llamado de atención del presidente Rafael Correa, tras su visita al Hospital Abel Gilbert Pontón el martes, dio resultados ayer. Muy temprano, el ministro de Salud, David Chiriboga, y un equipo de técnicos llegaron desde Quito para hacer un diagnóstico del lugar.

A las 09:00 se desarrolló una reunión privada con los jefes de área. La pizarra del auditorio donde fue el encuentro se llenó con quejas: falta de camas y quirófanos, falta de presupuesto, falta de medicinas e insumos de calidad.

Chiriboga decidió trasladar su despacho por 15 días al Hospital Guayaquil, ubicado en el Suburbio de la ciudad. Como solución, el Ministro planteó algunos paliativos: mejorar la distribución del presupuesto, mejorar la atención en áreas como laboratorios y hospitalización, mejorar las condiciones laborales de los médicos.

Pero los síntomas de agonía del centro de salud son notorios. Víctor Murillo, de 64 años, sufrió un derrame cerebral. Ayer requería una tomografía, pero el tomógrafo no funciona. “Tenemos que pagar afuera USD 85 porque necesitamos el examen de urgencia”, contó desesperada Ana Burgos, su esposa.

En Rayos X, los reclamos se repetían. Eladio Anzules, de 85 años, salió decepcionado con sus muletas después de 4 horas de espera. “No lo atendieron porque la orden es de otro hospital. Necesita la radiografía de emergencia”, reclamó su hija, Alicia Anzules.

Una de las áreas más críticas es Hospitalización. Ahí no hay espacio para nuevos ingresos. Sentada en el piso, Cruz Donoso esperó noticias de su hija Maryorie.

La joven sufrió un aborto. Conseguir una cama fue complicado. Ahora la familia debe reunir dinero para comprar medicinas y para pagar los exámenes que no se realizan en el hospital. “No todo es gratuito. Los remedios caros hay que comprar fuera, incluso exámenes. He gastado USD 500 en ocho días, ya no tengo dinero”.

Mientra que las cirugías están represadas. El vientre de Rocío Cárdenas luce hinchado. La mujer tiene una hernia umbilical y lleva dos años en espera de que la operen. “Cada vez llega un médico nuevo y otra vez me mandan exámenes. Ya no aguanto más”.

El cirujano Guido Moreno aseguró que al mes registran unas 120 operaciones retrasadas. Los pacientes esperan tres y hasta cuatro meses para ir a quirófano.

El Hospital Abel Gilbert tiene seis quirófanos. Por la emergencia sanitaria se ofreció crear dos más, pero aún no están listos. “Dicen que han destinado el dinero, pero no existe la disponibilidad. No se toman las decisiones aquí porque todo está centralizado en Quito”, dijo el médico.

El martes, en el conversatorio con la prensa en Guayaquil, el presidente Correa dijo que el problema “no es falta de plata, es falta de ganas…”. Y puso como plazo el 31 de octubre para ver cambios.

El Hospital Guayaquil fue parte de la emergencia sanitaria decretada por el Gobierno en enero. Se destinaron USD 14 100 000 para su reestructuración. Pero la inversión no se ve. Según Wilson Drouet, médico fundador del hospital, con los fondos se compraron ambulancias que no son usadas y medicina que está embodegada.

Esta no es la primera vez que el Mandatario llega sorpresivamente al Abel Gilbert. Algo similar ocurrió en diciembre del 2010 y en enero. Tras sus visitas fueron removidos varios directivos. Ayer, en su cuenta de Twitter anotó: “Lo mejor es caer de sorpresa para que no lo engañen a uno”.

La administración

Washington Yoong es director del hospital desde hace ocho semanas. Walter Luna es el gerente hospitalario.

El Hospital Abel Gilbert Pontón fue creado en 1973. Actualmente atiende a unos 1 000 pacientes por día. Cuenta con unas 300 camas. Se ofreció su reestructuración en enero.

Califique
2
( votos)