Tiempo de lectura: 5' 27'' No. de palabras: 747

La reorganización de la atención de salud pública en Cuenca aún no da resultado. Con el nuevo sistema, el paciente debe ir primero a cualquiera de los 113 centros o subcentros y puestos de salud de Azuay y si el médico general determina que necesita un especialista, le remitirán al hospital de su jurisdicción. A esto se conoce como sistema de referencia y contrarreferencia.

Con este procedimiento, el Ministerio de Salud busca descongestionar los hospitales y optimizar la atención de los especialistas. Es un proyecto piloto que se aplica en Cañar y Azuay, desde septiembre pasado.

Pero este cambio incomoda a los pacientes. A las 05:00 de ayer, decenas de pacientes en el Hospital Regional Vicente Corral Moscoso esperaban por atención, ya sea con la hoja de referencia remitida por un médico de un centro o subcentro o sin ese documento.

imagen


Luego de dos horas de espera, se abrió una ventanilla para entregar los turnos. Manuel Avilés y Wilson Albarracín, trabajadores del hospital, ordenaban a los pacientes en tres filas. Había molestia entre algunas personas.

Lucrecia Cabrera, de 30 años, llegó antes de las 07:00. Levaba su niña de 4 meses en brazos. Cuando llegó a la ventanilla con la hoja de referencia, le dijeron que regresara ahora.

Eran las 07:30 y Avilés gritó“se acabaron los turnos para traumatología”. Ayer atendieron tres de los cuatro traumatólogos que laboran en este centro hospitalario.

Según Cabrera, era la segunda vez, en un mes, que no alcanza un turno para ese especialista, el mismo tiempo que el doctor Édgar Cordero, del subcentro de San Blas, le remitió la primera referencia para una radiografía.

Su hija Kelly Medina tiene problemas de cadera. Estaba enojada. “Está peor que antes. Ni la referencia garantiza la atención”.

Unos 20 minutos después, Avilés volvió a gritar: “Se acabaron los turnos para gastroenterología”. Ayer atendieron tres especialistas. Hasta el mes de agosto -que no estaba en marcha el nuevo sistema- los médicos atendían a 7 500 pacientes por mes, en promedio. En septiembre se redujo a 6 000, entre los especialistas y para triage (atención básica).

Para organizar y educar a los pacientes, en los exteriores del hospital cuatro furgones móviles de salud hacen triage. Los médicos generales identifican a quienes necesitan un especialista.

Según el director de Salud del Azuay, Julio Molina, en esa área se atiende a 120 personas al día. Solo un promedio de 20 son remitidas a un especialista. “En un mes estará mejor”. Para él, la demanda insatisfecha se irá regulando.

Además, dice, que es necesario que los pacientes sean atendidos en los hospitales de sus provincias y no en el de Cuenca. “Vamos a fortalecer el trabajo en validar la referencia al especialista porque siguen llegando pacientes de El Oro, por ejemplo”.

La orense Carmen Armijos, de 37 años, llegó desde el cantón fronterizo de Huaquillas con su hija Jennifer Macas, de 12 años.

La pequeña tenía una referencia para ser atendida por un traumatólogo en el Vicente Corral. “La semana anterior vine por tres ocasiones y no pude acceder a un turno con el doctor Telmo Tapia”, señala Armijos.

Ayer tampoco tuvo suerte. Su hija fue operada hace más de un mes por problemas en sus tendones. “Necesitamos radiografías y un chequeo, pero me dicen que el médico no atenderá mañana (hoy)”, agrega Armijos.

Wilson Albarracín, del Sindicato de Trabajadores de la Salud, reconoce que la atención sigue deficiente y “por eso hay molestias y los reclamos son constantes”.

Para Albarracín, la demanda de pacientes no baja porque continúa la demanda insatisfecha y la infraestructura necesita ser readecuada para que los pacientes tengan comodidad, mientras esperan. “Todo eso pasa por mejorar el sistema de salud”.

Según Molina, en un mes más retirarán los camiones móviles y se prevé que para ese tiempo los pacientes estén familiarizados con el nuevo sistema.

“En un mes comprobamos que el 80% de pacientes que llega al hospital necesita atención de primer nivel o proviene de otras provincias”, dijo Molina.

Ayer se reunió con los directores del resto de hospitales del Azuay para evaluar el funcionamiento del nuevo sistema y ver cómo mejorar. Según Molina, acordaron que los médicos remitirán al Vicente Corral solo cuando el paciente lo necesite.

Califique
2
( votos)