Tiempo de lectura: 4' 23'' No. de palabras: 655

El servicio de Neonatología, al igual que el resto de áreas del Hospital Carlos Andrade Marín (HCAM) de Quito, luce lleno. La mayor demanda de servicios creció desde el 2010, por el reconocimiento del derecho de salud para los hijos de los afiliados, sin importar que la madre no esté asegurada al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

imagenActualmente la tasa de ocupación es del 96%. El 4% adicional se cubre con emergencias.

Bajo este principio de atención, el personal de hospitales, clínicas y centros de salud públicos y privados envían a los recién nacidos a las unidades del IESS, especialmente al HCAM. “Eso ha hecho que tengamos un montón de guaguas prematuros de cuidado que nos transfieren desde las clínicas”, dice Diego Calderón, jefe del área Materno Infantil del HCAM.

El área de paredes blancas funciona en el segundo piso del HCAM. El ingreso es restringido para el público y los padres deben esperar afuera. Las enfermeras son las encargadas de cuidar a los neonatos. La sala está distribuida en: cuidados intensivos, intermedios y ganancia de peso. En lo que va del año 167 bebés han sido transferidos al HCAM, de estos 54 son hijos del padre afiliado.

Nilda Villacrés, subdirectora de salud del IESS de Pichincha, Esmeraldas y Santo Domingo, cree que hay una falta de coordinación con otras unidades de salud pública. Como ejemplo comenta que en la maternidad Isidro Ayora solo preguntan si el papá es afiliado y de inmediato envían al recién nacido al HCAM.

Dice que por eso se busca fortalecer la red de servicios de salud por territorios. Con esto los afiliados y sus hijos podrán acceder a consultorios, hospitales de segundo nivel y finalmente a un hospital de tercer nivel.

  • Vídeo

Área de neonatología de Hospital Carlos Andrade Marín

Habla el doctor Diego Calderón.

Se tiene previsto remodelar la sala de Neonatología pero los trabajos aún no se inician. Por el momento, la elevada ocupación de cunas y termocunas y los trabajos de ampliación del área Materno-Infantil han provocado limitaciones en la atención de partos y de recién nacidos. Está previsto que estas adecuaciones terminen en diciembre.

En Neonatología cada día se atiende a un promedio de 54 infantes con problemas de salud, que requieren cuidados intensivos o intermedios. También hay niños prematuros con bajo peso. Estos salen del hospital cuando alcanzan los 1700 gramos, eso depende de las condiciones en que haya nacido el bebé y de las semanas de gestación.

Los niños que nacen por parto normal y no presentan problemas de salud son entregados a sus madres. Esto como parte del plan de alojamiento conjunto que permite el contacto ‘piel con piel’ desde el momento del nacimiento y que se aplica desde hace 10 meses.

“Esto ayudó a descongestionar el área de Neonatología”, dice Calderón, quien explica que los cuidados que se ofrecen en este servicio cuestan entre USD 700 y 1 000 por día y por cada niño.

El área cumple normas técnicas

La crisis sanitaria generada a inicios de este año por la muerte de 10 neonatos en el Hospital Fernando de Ycaza Bustamante, en Guayaquil, y de 26 en el Hospital Isidro Ayora, en Loja, hizo que haya un mayor control en los servicios de Neonatología.

El Carlos Andrade Marín fue investigado por técnicos de la Defensoría del Pueblo y se comprobó que Neonatología brinda una atención que cumple con normas técnicas internacionales. El índice de mortalidad de neonatos en ese servicio es de 7 por cada 1 000 nacidos vivos. Esta cifra, según la Defensoría es positiva pues el índice nacional es de 12 muertes por cada 1 000 niños nacidos vivos.

Aunque en el informe se aclara que la infraestructura del área tiene más de 40 años, por lo que no es la más adecuada y se recomienda ampliar el servicio.

Califique
2
( votos)