Tiempo de lectura: 6' 22'' No. de palabras: 1042

Lo peor ya pasó. Ramona Sánchez, de 24 años, no tiene que estar más en su casa ocultándose de los rayos del sol ni aguantándose las ganas de jugar con sus dos hermanos menores. Desde el miércoles pasado, que se recuperó totalmente de las erupciones en la piel que contrajo, corretea descalza entre las plantaciones de plátano que rodean su hogar.

Es una vivienda con paredes de bloque, piso de cemento y techo de zinc. Está en el sector conocido como Hacienda Las Margaritas, en el cantón Valencia (Los Ríos).

Para llegar se debe recorrer un camino empedrado de 15 kilómetros, en vehículo 4x4 y luego avanzar unos metros a pie por un sinuoso camino de tierra húmeda. “Casi nadie llegaba a esta zona, porque está alejada”, dice Eida Loor, madre de la joven. “Pero desde que mi hija se enfermó de sarampión han venido hasta médicos del extranjero”.

Representantes de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y del Ministerio de Salud levantaron información para establecer un cerco epidemiológico en los alrededores.

Se vacunó a las personas que viven 1km a la redonda y también a quienes tuvieron contacto con Sánchez. El objetivo era evitar que el virus se propagara.

Loor recuerda que los primeros síntomas se presentaron el 20 de septiembre. Su hija tenía una comezón intensa en el cuello y pequeños granos de color rojo, pero ni ella ni los médicos aún saben cómo contrajo el virus. Según esta madre, Ramona fue vacunada, pero no tiene carné de respaldo.

En un principio pensaron que se trataba de una intoxicación, pues en la víspera había ingerido un medicamento para limpiar su organismo. Se lo dieron médicos españoles que llegaron a la zona, como parte de una brigada médica gratuita. Las personas con algún tipo de discapacidad acudieron a las citas médicas. Sánchez tiene síndrome de Down.

“Cuando noté que tenía granitos en todo el cuerpo la llevé al subcentro de salud Valencia y ahí le pusieron un suero. Me dijeron que fuera a casa y que si se ponía mal volviera inmediatamente. Le hicieron varios exámenes, entre ellos de sangre”.

Al cabo de ocho días -agrega la madre- los médicos del mismo centro la visitaron y le dijeron que los análisis dieron “100% positivo de sarampión”.

Aunque ayer, en un conversatorio, en Quito, sobre sarampión, Fátima Franco, subsecretaria de Salud de la región Costa e Insular, dijo que en Los Ríos solo han existido casos sospechosos del virus y que se han ido descartando.

“Sí es cierto que tenemos vigilancia epidemiológica activa siempre, por eso justamente es que hemos podido detectar los casos que hemos tenido”.

El epidemiólogo del hospital de Quevedo, José Silva, sostuvo que los análisis de Sánchez fueron enviados al hospital Izquieta Pérez de Guayaquil y dieron positivo. Ahora son analizados en Quito.

Luego serán enviados a centros especializados de Colombia y Atlanta (EE.UU.). “Para que un caso sea reconocido oficialmente debe dar positivo en todos estos entes”, refiere el especialista.

Loor dice que ya no le preocupan los resultados, pues su hija está mejor. Las erupciones de la piel y la fiebre casi desaparecieron. “Ahora está más inquieta que nunca. Pasa correteando...”.


 ABC del sarampión

¿Cuáles son las complicaciones asociadas al sarampión?


En general es de curso benigno, pero pueden ocurrir infecciones del oído, neumonía, diarrea, ceguera, o un sarampión hemorrágico que causa sangrados generalizados e inflamación del cerebro o lo que se conoce como encefalitis.

¿Cuál es su tratamiento?

No hay tratamiento específico, los cuidados se encaminan al control de la fiebre y la tos, que son síntomas constantes de la enfermedad, evitando la ingesta de aspirina y jarabes. Deben administrarse líquidos abundantes, reposo y una alimentación adecuada que ayude al paciente a sentirse mejor.

¿Qué recomendaciones deben seguirse para prevenir el sarampión?

Evitar el contacto con personas que presentan este tipo de erupción, taparse la boca al toser o estornudar, lavado frecuente de manos y no acudir a lugares concurridos en caso de presentar erupción.

¿Se habla de una posible mutación del virus?

No hay ninguna mutación del virus. Si le dio sarampión no le puede volver a dar.

¿Hay suficiente 'stock' para atender a los niños que reciben la SRP?

La vacuna SRP (sarampión, rubéola, paperas) o también llamada triple viral se está aplicando a niños de 12 a 23 meses. Para este grupo de edad el Ministerio de Salud Pública tiene el 'stock' suficiente.

¿Por el brote que ocurrió en Ambato se amplió el rango de vacunación?

Así es. Por eso se está vacunando a los niños entre 6 meses y 5 años de edad. También a los adultos que están en contacto con los niños que están enfermos.

¿Cuál es la cantidad de vacunas que hay en el 'stock' nacional?

200 000 dosis, sobre esta base se hace la distribución a las provincias.

¿Cuántas vacunas llegarán de la importación de Panamá?

250 000 dosis. La distribución de estos biológicos se hará por prioridades. La lista la encabezan las provincias donde hay contagiados. Es el caso de Tungurahua y Pichincha.

¿Si una vacuna no se conserva adecuadamente deja de ser efectiva?

Si y debe desecharse inmediatamente. Si en algún momento la vacuna pierde su cadena de frío ya no debe utilizarse. En el país hay un código muy estricto en ese sentido.

¿Qué se puede hacer en los hogares para evitar el contagio ?

Lávese las manos y pida a sus hijos que hagan lo mismo. Utilicen de preferencia jabón líquido o de espuma.

¿Es recomendable ventilar los cuartos?


Es recomendable. En las mañanas abra las ventanas para que ingrese el aire fresco a las habitaciones y para que los rayos de sol ayuden a desinfectar las cobijas y otros objetos.

Califique
2
( votos)