Tiempo de lectura: 3' 18'' No. de palabras: 517

Para salir del país, en el aeropuerto de Quito se recomienda a los pasajeros portar el certificado de vacunación contra el sarampión.

Para los niños, es suficiente indicar el carné de vacunación en el cual debe constar la vacuna contra el sarampión. Los mayores de edad deben acudir al Centro de Salud Nro.1, ubicado en la calle Rocafuerte, en el Centro Histórico de la capital, para aplicarse la vacuna contra la enfermedad.

Ayer, decenas de personas buscaban vacunarse para obtener el certificado. Entre ellas Rodrigo Calvopiña, quien viajará a España, y Érika Ávila, que irá a Brasil.

Esta medida, que rige también en los aeropuertos internacionales de otras ciudades, fue dispuesta por el Ministerio de Salud y comenzó a aplicarse desde el lunes. Esto tras el brote de sarampión registrado hace tres semanas en la parroquia Quisapincha, cantón Ambato (Tungurahua). Hasta ayer en el país se habían confirmado 87 casos de sarampión.

“Se recomienda, de forma enfática, que todo viajero que salga del país cuente con la vacuna de sarampión”, dijo el Ministerio en un comunicado. Agregó que no es posible implementar la obligatoriedad de esta medida (para quienes ingresan al país). “Es una decisión que debe tomarse en consenso con los demás países de la región, en virtud de que el Ecuador es signatario del Reglamento Sanitario Internacional que regula este tipo de medidas”.

Esa disposición no se aplica en la salida, vía terrestre, hacia Colombia. En el puente Rumichaca no se hacen controles de vacunas. Los ecuatorianos pasaron sin restricciones hacia el lado colombiano el pasado fin de semana.

Mientras tanto, en Guayaquil el niño de 2 años que fue internado por síntomas de sarampión recibió el alta médica ayer. Él fue el primero de los dos sospechosos de portar el virus en el Puerto.

El jefe de Epidemiología del Hospital Francisco de Icaza, Nelson Nieto, contó que la niña de 4 años, prima del menor de 2, no recibió el alta porque presentó intolerancia gástrica. “Vomitó en dos ocasiones, por lo que seguimos observándola”. Aunque también sostuvo que esperan darle de alta a más tardar hoy. En la entidad aún esperan los resultados de los exámenes que confirmarán si los niños alojaron o no el virus.

Ayer terminaron de vacunar al personal de ese hospital. 470 trabajadores, entre médicos y empleados de servicio, recibieron la dosis. Rosita Tigreros, auxiliar de Enfermería de Emergencias, se alzaba la manga de su blusa para que la inyectara una de sus compañeras. “Nosotros trabajamos en un área crítica”, dijo la mujer de 50 años luego de recibir la dosis.

Mientras tanto, en el Centro de Salud Número 4, centro sur de Guayaquil, aumentó la demanda de vacunas.

En Tungurahua, cientos de padres de familia llevaron a sus niños a los subcentros de salud de Pelileo y Tisaleo para vacunarlos. 200 brigadas de salud recorrían comunidades y parroquias.

Califique
2
( votos)