Tiempo de lectura: 2' 58'' No. de palabras: 391

El chillido de una sierra eléctrica resuena en el cuarto piso del hospital Francisco de Ycaza Bustamante de Guayaquil. Las paredes, el techo, los mesones y todos los espacios de la vieja sala de Neonatología, donde fallecieron 11 bebés en febrero pasado, fueron demolidos para dar paso a una nueva estructura.

Javier Chacón, gerente del pediátrico, asegura que la obra estará lista el próximo mes. En la sala se dará atención a 18 niños, distribuidos en tres áreas: cuidados generales (13), intermedios (3) y aislamiento por casos especiales (2).

La remodelación tiene un costo de USD 150 000. Desde hace dos meses los obreros cambian lavabos, ductos para gases medicinales, tuberías, tumbados y luminarias. También colocarán ventanales con vidrio templado y las paredes serán revestidas con un vinil quirúrgico especial, que facilitará su limpieza.

El sitio se complementa con la sala de recepción, ubicada en Emergencias. El espacio ya está listo, pero falta completar el equipamiento. Su capacidad es para tres niños y la inversión fue de USD 20 000.

Pero a futuro se plantea la construcción de un área completamente nueva. Esta se ubicará en el quinto piso del hospital. Chacón explica que pese a que ya cuentan con los planos, el Ministerio de Salud aún no define su financiamiento.

Los trabajos de mejoramiento se dieron luego de que 11 recién nacidos fallecieran en el pediátrico, parte de ellos a causa de la bacteria serratia. Por este caso, la Fiscalía del Guayas sigue una indagación.

En esta semana la fiscal Margarita Neira, encargada de la investigación, solicitó a la gerencia del Francisco de Ycaza un último informe para finalizar el caso. Se trata de documentos que expliquen las funciones específicas que realizaba cada uno de los médicos, autoridades y demás personal que intervinieron en el área de Neonatología en la fecha cuando se produjeron las muertes.

Esa información sería la antesala para que Neira dé su pronunciamiento final dentro del caso, que tiene cinco meses en proceso de indagaciones. Sin embargo, anticipó que podría haber retrasos.

Esto es si se anexa el caso de otro bebé, que está a cargo de la fiscal Ivonne Puga. Si esto sucede, Neira tendría analizar los datos de este último neonato.

Califique
2
( votos)