Tiempo de lectura: 3' 5'' No. de palabras: 479

Algunos pacientes con cáncer, que son atendidos en el Hospital Eugenio Espejo, han experimentado irregularidad en la entrega de sus medicinas. La explicación que les han dado en el hospital es que el desabastecimiento se debe al robo que ocurrió en la farmacia del hospital, el pasado 26 de mayo, y que ascendió a casi USD 55 000.

Una de las pacientes que se quejó la semana pasada es una mujer de 67 años, a la que le extrajeron un tumor del seno y que prefiere el anonimato por temor a las retaliaciones. Como parte de su tratamiento debía tomar una tableta diaria de Exemestano, una quimioterapia oral para tratar el cáncer de mama en mujeres postmenopáusicas. Pero el hospital no ha tenido este medicamento en ‘stock’ durante dos meses.

El costo por la caja de los 30 comprimidos de Exemestano es USD 182,6 y los hijos de esta paciente tuvieron que sufragar este valor durante el tiempo de desabastecimiento. “No puedo interrumpir el tratamiento porque el cáncer avanza”, dijo la paciente. En el hospital apenas esta semana le dieron la dosis para un mes.

La hija de otro enfermo de cáncer, que no se identifica porque su padre todavía no sabe que tiene esta enfermedad, también contó la semana pasada que esperó durante ocho días para que el hospital le provea de las pastillas de Erlotinib, que su padre toma desde marzo. Este medicamento se usa para tratar el cáncer de pulmón.

Para ella y sus familiares era imposible comprar el fármaco por su cuenta porque el costo de la caja de 30 tabletas es de USD 2 035. “Los médicos me ayudaron y me dieron la medicina como una excepción, me explicaron que esta medicación encapsula el tumor y mi papá no puede dejar de tomarla”, explicó.

Otro medicamento que falta en el ‘stock’ del hospital son las ampollas de Vinorelbina, que se usan en la quimioterapia intravenosa. Una de las pacientes del Eugenio Espejo, con riesgo de metástasis, necesita este medicamento que ha demostrado ser muy útil para controlar la división de las células cancerosas.

La espera de esta mujer ya es de un mes y la receta que le dieron los médicos ya está ajada de tanto ir y venir en su bolso. Ella siempre que puede se pasa a la farmacia del Eugenio Espejo para ver si el medicamento ya ha llegado.

El gerente (e) del hospital, Galo Idrobo, señala que el robo de medicinas oncológicas se investiga en la Fiscalía y señala que el hospital no puede hacer nada por comprar esos fármacos porque es el Ministerio de Salud, a través de la Red de Protección Social, el que se encarga de la compra de medicamentos para enfermedades catastróficas, como el cáncer.

Califique
2
( votos)