Tiempo de lectura: 3' 31'' No. de palabras: 497

Nathalie Acosta estudiará Comercio Exterior en la Universidad de Guayaquil. La joven de 16 años vive en Posorja, a unos 45 minutos de Guayaquil, y viajará todos los días para asistir a clases.

El pasado martes Nathalie dio la prueba de exoneración para ver si le quedaban seis meses libres antes de comenzar su carrera. Pero no aprobó.

De las 100 preguntas que le hicieron apenas tuvo 40 aciertos. El puntaje mínimo era de 70 puntos para su carrera. “No me queda otra alternativa. De ley tengo que ir al curso de nivelación”.

Como ella, gran parte de los postulantes al examen de exoneración en este centro de estudios no lograron pasar. De los 13 577 que obtuvieron un cupo después de la prueba de aptitudes del Sistema Nacional de Nivelación y Admisión (SNNA), 12 490 se inscribieron para dar la prueba. De ese total, solo el 50% asistió.

Hasta la tarde de ayer, el departamento de cómputo de la U. de Guayaquil aún no tenía los resultados globales del examen de exoneración. Esto pese a que las autoridades anunciaron que los tendrían listos para entregarlos a la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt).

Augusto Espinosa, subsecretario de Educación Superior, indicó que hasta la tarde de ayer no recibió información de los resultados de la exoneración que se ejecutó en los cinco centros del plan piloto del SNNA. “Solo sabemos que hay un porcentaje pequeño de jóvenes que aprobaron”.

No obstante, el vicerrector académico de la U. de Guayaquil, José Apolo, explicó que aproximadamente 12 000 jóvenes irán a los talleres de nivelación. “En la exoneración hemos visto que hay problemas de conocimiento general. Consideramos que debemos estar en un compás de espera porque después de tres años tendremos a los nuevos bachilleres, con el bachillerato unificado”.

Apolo espera que con el nuevo diseño de admisión los índices de deserción de la Universidad de Guayaquil bajen. En promedio, de los 30 000 jóvenes que se inscribían cada año en este centro 25 000 asistían al preuniversitario. Y solo 18 000 aprobaban.

Las cifras son mucho más drásticas cuando se habla de graduados. Víctor Ballesteros, asesor del Vicerrectorado Académico, explica que en las carreras que duran cuatro o cinco años de estudio, “al final no se gradúa ni el 10%. Un o dos años después del tiempo que dura la carrera se gradúa un 20% adicional”.

Por ahora las autoridades universitarias ultiman detalles del curso de nivelación. Hoy culmina la capacitación de 1 200 docentes que serán parte del proceso.

La próxima semana iniciará un curso de inducción de una semana. Son talleres generales para que los estudiantes conozcan quiénes serán sus profesores, qué tipo de materias recibirán, los métodos de evaluación. El curso oficial comenzará el 2 de abril.

Califique
2
( votos)