Tiempo de lectura: 4' 42'' No. de palabras: 623

Después de nueve meses de la emergencia sanitaria decretada por el Gobierno, el hospital Francisco de Ycaza Bustamante será reestructurado. La primera fase del plan abarca la remodelación de la planta baja del edificio, ubicado en Quito y Gómez Rendón.

En el espacio de 800 m² se ampliará el espacio de Consulta Externa (pasará de 33 a 50 consultorios). Además se remodelará la sala de Emergencia, Laboratorio, Imagenología y Farmacia.

El presupuesto es de USD 2,7 millones, monto asignado en enero pasado para los trabajos emergentes. En esa fecha el plan se limitó al cambio de baldosas y a la compra de mobiliario.

Javier Chacón, gerente del pediátrico, explicó que ahora la remodelación será integral y que luego se replicará en los otros pisos del edificio, destinados a hospitalización. Calcula que para este plan, cuyo estudio está en manos de la consultora Recalde, se necesitarán USD 12 millones.

En los planos arquitectónicos pegados en los pasillos del hospital se aprecian los nuevos espacios del servicio ambulatorio de la planta baja. Por ejemplo, una antigua zona de parqueos dará paso a una amplia sala de espera.

Chacón dijo que los trabajos de Consulta Externa, asignados a la constructora Valero, culminarán en tres meses. La obra en el resto de áreas tomará ocho meses.

Pero la remodelación causa molestias a los usuarios. Vicky Fajardo y sus cuatro niños subieron los 64 escalones de un edificio contiguo al hospital. En el tercer piso de la edificación, a una cuadra del pediátrico, funcionan provisionalmente 11 consultorios. “Llegué a las 06:00 y me encontré con la sorpresa del cambio”, dijo Fajardo mientras esperaba afuera de un cubículo improvisado.

A diario el hospital registra unas 1 200 atenciones, entre Emergencia y Consulta Externa. Jéssica Ayoví llegó a las 06:00 del martes a pedir un cupo en Pediatría. Joe, su hijo de cuatro meses, tiene una complicación respiratoria.

Antes de acceder a un turno hizo una larga fila frente a las ventanillas de Estadísticas para retirar la historia clínica del niño. En ese departamento reposan miles de carpetas en extensas estanterías.

Hay archivos desde 1985, cuando comenzó a funcionar el hospital. En ese tiempo el promedio anual de consultas era de 36 000. En 2010 fueron 254 163.

Chacón explicó que todos los archivos pasarán a un sistema informático, que funcionará con el número de cédula de los niños como número de historia clínica.

Hasta mientras, las madres deben retirar los papeles de sus hijos para ser atendidos, como lo hizo Ayoví. A las 11:00 el pequeño Joe fue atendido por la pediatra Haydee Apolinario. “Hay que soportar el cambio. Es por el bien de los niños”, dijo la madre.

Hasta el próximo lunes se espera que los 33 consultorios de especialidades se trasladen al nuevo edificio, por cuyo alquiler el Ministerio de Salud pagará USD 3 000 mensuales.

En mayo las autoridades de Salud anunciaron la compra de la clínica Madre e Hijo, junto a la Maternidad Sotomayor, para que funcione como la Consulta Externa del Hospital del Niño durante la remodelación. La Dirección de Salud del Guayas confirmó la compra del inmueble, pero el traslado no se concretó.


Otros trabajos

En el área de  Infectología  también se realizan trabajos de remodelación.

En el quinto piso se  construye una  sala de estancia para los padres de los niños asilados en  la Unidad de Cuidados Intensivos y en Neonatología.

La reestructuración  incluye la compra de  equipos.Por ahora el hospital adquirió  un electrocardiograma, un ecocardiograma    en  3D y dos máquinas esterilizadoras.

Califique
2
( votos)