Tiempo de lectura: 4' 45'' No. de palabras: 797

Tocarse ya no es suficiente para salvar la vida. La autoexploración es solamente un ítem en la larga lista de medidas de prevención del cáncer de mama, una enfermedad que cada vez tiene mayor incidencia en las mujeres.

Solón Espinoza, director de la Sociedad de Lucha contra el Cáncer (Solca), explica que cuando una mujer detecta un bultito en su seno, este ya tiene más de un centímetro y medio, lo que significa que la patología está desarrollándose hace algún tiempo.

Por eso se recomienda que el autoexamen empiece a los 20 años y esté acompañado por un chequeo ginecológico, donde un especialista corrobore que no existe ninguna irregularidad.

Cuando el especialista sospecha algo, inmediatamente sugiere a la paciente practicarse una ecografía mamaria. Edwin Cevallos, oncólogo, comenta que este examen puede determinar si se trata de un quiste, que en la mayoría de los casos es benigno.

Si el resultado demuestra lo contrario, el diagnóstico se verifica con una mamografía digital, capaz de detectar lesiones mucho más pequeñas, y se puede confirmar con una resonancia magnética si fuera preciso.

La intención de estos exámenes es determinar con mayor certeza la naturaleza del tumor, el diagnóstico y el posterior tratamiento. La validez de este procedimiento se evidencia en los informes del Registro Nacional de Tumores (RNT), donde se observa que el índice de mortalidad por la enfermedad no ha crecido en las últimas décadas.

No sucede lo mismo con los índices de incidencia. Según la doctora Patricia Cueva, directora de la entidad, en el año de 1996 se registraron 267 casos nuevos en Quito. Para el 2012, esta cifra de nuevos casos ascendió a 610.

José Yépez, médico epidemiólogo, comenta que esto se debe a un fenómeno social. Los informes realizados por el RNT muestran que existe una relación inversa entre el nivel socioeconómico y el riesgo de cáncer.

Por cada mujer que no tiene ninguna educación, existen diez casos entre las que han tenido algún tipo de instrucción.

Los estratos económicos medianos y altos se relacionan con mucho factores de riesgo reconocidos como ausencia o un menor número de hijos, embarazos a término en edades tardías, uso prolongado de hormonas como anticonceptivos y, más aún, como terapia de reemplazo hormonal.

Están presentes además el alcoholismo o tabaquismo social y la obesidad posmenopáusica.

Algunos de los factores de riesgo mencionados anteriormente no son modificables. Sin embargo, el cambio de ciertos hábitos podría hacer la diferencia.

René Muñoz, oncólogo, habla de tres fases en la prevención del cáncer de mama. La primera hace énfasis en una alimentación balanceada, abundante en frutas, verduras, cereales y leguminosas.

Aumentar la actividad física y disminuir la ingesta de alcohol y tabaco refuerzan este objetivo.

Muñoz comenta que si las mujeres consumen de 2 a 4 vasos de cualquier bebida alcohólica todos los días, eso aumenta en un 40% las posibilidades de desarrollar esta patología.

La segunda fase consiste en los controles, que deben empezar en la segunda década de la vida, con la autoexploración y el chequeo médico regular. A partir de los 35 es obligatoria la mamografía digital. Más si las mujeres tienen predisposición genética. Y la última corresponde a los tratamientos y cuidados una vez diagnosticado el cáncer.

Cevallos recalca la necesidad de eliminar ciertos mitos, como que el cáncer se produce por golpes, por usar ropa muy apretada o por ponerse implantes mamarios. Añade que lo más importante es trabajar para tener un sistema inmunológico fuerte y en encontrar formas para controlar un mal común: el estrés.

Campañas en marcha  

Caminando a tu lado es una campaña que llevan a cabo Payless ShoeSource y Solca. Consiste en la venta de brazaletes rosados en forma de lacito. Las ganancias obtenidas por la venta de los accesorios son donadas para apoyar programas de concienciación de la enfermedad.   

La ex Spice Girl Melanie Brown posó en topless para la revista Cosmopolitan, en el marco de una campaña de sensibilización para prevenir el cáncer de seno. ‘Scary Spice’, como es también conocida la cantante, aparece en la gráfica junto a su esposo Stephen Belafonte.

Novartis emprende una campaña para la detección oportuna del cáncer de mama, que se llevará a cabo del 15 al 19 de octubre. Especialistas dictarán charlas educativas para crear conciencia de la importancia de estar atentos para prevenir el cáncer de seno. 

Califique
2
( votos)