Tiempo de lectura: 3' 36'' No. de palabras: 519

Ecuador está en el puesto 95 de 161 naciones en el cuidado de niños enfermos.

La ONG Save The Children presentó un estudio en el que analizó la proporción de médicos, enfermeros, comadronas y otros trabajadores del sector salud por cada 1 000 habitantes.

También se evaluó la proporción de niños vacunados contra la difteria, el tétano y la tosferina, y la proporción de mujeres que dan a luz con una comadrona.

El mejor país para el cuidado de los niños es Suiza y el peor Chad. Ecuador está en el puesto 95. El ex ministro de Salud y actual miembro del Foro Permanente de la Salud, Francisco Andino, reconoce que en el país hace falta especialidades médicas.

Cree que las universidades deben responder a las necesidades del sistema sanitario y no espontáneamente como lo hacen ahora en cuanto a la formación.

Solo si se toma en cuenta a la enfermería existe una deficiencia extrema porque no hay lugares de formación. Según Andino, en Ecuador existen siete veces menos profesionales de enfermería de los que debería haber.

En el informe, la ONG insiste en la penuria de más de 3,5 millones de médicos, enfermeras, comadronas y agentes de salud comunitarios en todo el mundo. “Sin agentes de salud no se puede administrar ninguna vacuna, ni recetar ningún medicamento y las mujeres no pueden recibir ayuda durante su parto. Enfermedades como la neumonía y la diarrea, que son fáciles de curar, se convierten en mortales”, añade.

El asambleísta Leonardo Viteri, de la Comisión de Salud de la Asamblea Nacional, afirma que un 40% de las causas de morbilidad y mortalidad infantil es evitable. Por esto enfatiza que se debe dar mayor importancia a la prevención y no solo al tratamiento para la enfermedad.

“Seguimos mirando al enfermo y no al sano, debemos dirigirnos a lo clave que es el niño y la mujer embarazada”, opina Viteri. Debe existir atención primaria y fomentar la educación en salud.

Andino añade que si no existe control prenatal habrá más mujeres desnutridas, de bajo peso, que viven en ambientes contaminados. “Las consecuencias obviamente serán las muertes de niños porque tienen bajo peso al nacer, incluso infecciones porque ha existido muchas veces la automedicación. Estos niños están propensos a morir rápidamente”.

Uruguay ocupa el puesto 31, inmediatamente por delante de España, y Brasil el 35. México (65), Chile (80), Colombia (85), Panamá (88), El Salvador (89), Costa Rica (90), Venezuela (93), Perú (99) y Bolivia (107) son los otros países latinoamericanos considerados en la clasificación.

La ONG hace un llamado de atención a los países ricos a “aumentar su financiación en favor de la salud” , y subraya que “en el plano mundial faltan dos terceras partes de los medios necesarios para alcanzar el acceso universal a los cuidados de salud para todas las madres y los niños ” .

Andino concluye que para mejorar el sistema nacional y abandonar el puesto 95 hay que apuntar a la prevención.

Califique
2
( votos)