Tiempo de lectura: 4' 28'' No. de palabras: 721

La tarde de viernes está oscura y cae una llovizna, en las inmediaciones de la calle El Chorro y av. Gil Ramírez Dávalos, en el norte de Cuenca, parte posterior de la terminal terrestre. En este sector camina todos los días con tacones, un vestido blanco corto y un escote que deja ver un brasier fucsia, Rosi. Esta esmeraldeña de 35 años, vive en Cuenca desde hace 10 años y es una de las 65 trabajadoras sexuales que laboran en la zona.

No se acostumbra al frío. Siempre lleva un suéter y ese día, a las 17:00, tiene prisa de llegar junto con su hija Yazú, de cuatro años, a la Unidad Médica de la Fundación Mujer Solidaria (FMS).

Se trata de un camión acondicionado para la atención médica, odontológica y psicológica, que acude a este sector todos los viernes, entre las 16:00 y las 19:00 y funciona en el interior de un centro comercial, en las inmediaciones del terminal terrestre.

Yazú sube presurosa las gradas del vehículo y se sienta en el sillón odontológico para un chequeo con la doctora Natalia Guzmán. Su madre, deja de deambular por la zona en busca de un cliente, para hacerle atender a su hija, cuenta que es la quinta ocasión que le hace atender porque es gratuito.

Yolanda Gómez, directora de FMS, explica que desde el 2009 empezó este proyecto, que busca atender a la trabajadora sexual y su familia. Gómez conoció a una trabajadora sexual en 1998 cuando ella y otras 6 300 madres reclamaban por un acto de corrupción del Tribunal de Menores. Desde entonces vela porque se respeten los derechos de esas mujeres.

Solo los militares y el Secap, asegura Gómez, le ayudan a buscar ese bienestar, a través de talleres en cerámica, belleza, peluquería, entre otros oficios. “Es penoso, pero en 12 años no he tenido apoyo del Estado y Gobiernos locales”.

Ella ahora busca que el Régimen les afilie al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). Su propuesta es que las mujeres se afilien a través de un aporte voluntario de USD 16 mensuales. Dice que todavía no consigue cita con Ramiro González, titular del Consejo Directivo del IESS.

La preocupación de Gómez es que su proyecto finaliza este mes, pues la unidad médica ambulante fue financiada con el apoyo de los Países Bajos, desde el 2009 y dura tres años. Su aporte fue de USD 280 000, con lo que se cubrió equipamiento, sueldos y microemprendimientos.

  • Vídeo

Unidad móvil atiende a la trabajadora sexual en Cuenca

La Fundación Mujer Solidaria  atiende a 356 mujeres de cuatro sectores.



A Patricia, trabajadora sexual de la zona de la terminal terrestre, le preocupa que se cierre este proyecto, pese a que se atienden en la unidad número cuatro del Subcentro de Salud de Baños, donde se realiza los exámenes ginecológicos periódicos.

Ella asegura que el proyecto les da atención médica, pero también trata los problemas que viven a diario y esto ha servido para que se valoren como personas.

Esta unidad recorre la terminal terrestre los viernes; el sector Barrial Blanco, el sábado; el mercado 9 de Octubre, el jueves; San Francisco, el miércoles; y Los Tanques, el martes. En total 356 trabajadoras sexuales reciben atención médica, psicológica y odontológica. Además acuden personas alcohólicas y drogadictas, que suman otras 300.

Son las 17:00 y el frío aumenta. Rosi envía a casa en un taxi a su hija y luego saca de su bolso unos tacones dorados para iniciar su trabajo. A esa hora siete mujeres esperan ser atendidas en este centro.

Según el psicólogo, Rubén Sarmiento, ellas tienen cuadros de depresión por las agresiones físicas, violaciones y por problemas económicos. Se dirige a ellas con un lenguaje informal. Y siempre les dice lo importantes que son para la familia y la sociedad. El médico Danilo Muñoz, agrega que los mayores problemas son infecciones a las vías urinarias y dolor muscular por su trabajo.

El deseo de Rosi es ahorrar para tener su propia casa. Son las 18:20 y ella está desesperada porque no ha conseguido ningún cliente, decide ir a la parte delantera de la terminal terrestre para ver si tiene mejor suerte.

Califique
2
( votos)