Tiempo de lectura: 3' 18'' No. de palabras: 506

El Ministerio de Salud Pública (MSP) importó 1,2 millones de dosis de vacuna. La decisión tiene como objetivo enfrentar el brote de sarampión africano que empezó en Tungurahua y que se ha extendido a otras provincias del país.

En la Sierra centro, las autoridades provinciales de Salud empezaron campañas masivas de vacunación, como una medida preventiva. Además, para evitar las aglomeraciones en los hospitales, centros y subcentros de los cantones y parroquias.

En los centros de Salud de Ambato, la concurrencia de usuarios se triplicó en los últimos días. Eso ocurrió, por ejemplo, en el Centro de Salud No 1 situado en el sector de la Medalla Milagrosa.

Ayer, desde las 06:00, decenas de padres de familia esperaban atención médica. Muchos cargaban en sus brazos a niños de meses de nacidos y temían por su bienestar.

Esta casa de salud recibe diariamente a los pobladores del centro urbano y de los barrios Ficoa, Atocha, Pinllo, Cashapamba y algunos sectores rurales.

La señora Guadalupe Núñez acudió con su hijo. A su lado se hallaban medio centenar de personas con el mismo objetivo y seguían arribando más.

“Vengó para que lo vacunen contra el sarampión. No quiero que mi niño se contagie. Él está en la edad de poder contraer esa enfermedad”, contó Núñez.

Según Lorena Urbina, coordinadora del Centro de Salud, la solicitud de vacunas por parte de padres de familia aumentó en la última semana.

Antes de la emergencia ocasionada por el brote de sarampión que empezó hace dos semanas en la comunidad quichua de Illahua Chico en la parroquia Quisapincha, arribaban unas 100 personas. Pero ahora son más de 300.

“Para evitar las aglomeraciones se habilitó otra sala de inmunización contra el sarampión. Además, están dos brigadas de 70 personas repartidas por varios sectores de la ciudad”, explicó Urbina.

El ajetreo era intenso en este Centro de Salud. Carlos Moreno llegó a las 08:45. “Le hice faltar a la escuela a mi hijo para traerlo a una revisión. Tengo miedo. Es solo una precaución que trata de impedir que se compliquen las cosas”.

Pequeñas brigadas médicas, integradas por cuatro o cinco personas, recorrían las calles céntricas ambateñas. Con un megáfono pedían a los adultos vacunar a sus hijos de entre 6 meses y 5 años.

Entre tanto, en Cotopaxi se empezó una campaña de vacunación en los cantones Salcedo, Pujilí y en La Mana. Cecilia Landeta, responsable del Programa Ampliado de Inmunizaciones de Cotopaxi, indicó que en esta provincia se detectaron 40 casos sospechosos, pero se espera la confirmación del Izquieta Pérez.

En Chimborazo, las brigadas de Salud de los cantones Guamote y Guano recorren las comunidades inmunizando a los menores.

Silvia Arcos, relacionadora pública de la Dirección de Salud de Chimborazo, comentó que la campaña inició el lunes. “Hasta ahora se han registrado en esta provincia 40 posibles afectados por el virus”.

Califique
2
( votos)