Tiempo de lectura: 1' 42'' No. de palabras: 267

La justicia ecuatoriana ha llevado a un médico a la cárcel por negligencia en el quirófano. El traumatólogo Alfredo Uquillas desde ayer cumple su condena de 2 meses por el homicidio inintencional de Patricia Chiriboga, quien murió el 2 de marzo de 2009, mientras se sometía a una cirugía para eliminar su hernia lumbar, en el Hospital Metropolitano.

Pablo Roldán, esposo de la fallecida, ha impulsado la causa durante más de tres años. "Es la primera sentencia por negligencia médica", dice y aunque la pena no le satisface, está contento de que el médico esté en prisión.

El esposo de la fallecida siempre tuvo a su favor el informe de autopsia que indicaba que Patricia tenía laceraciones en las venas aorta, cava e iliaca. Pero el equipo de cirujanos de Alfredo Uquillas no aceptaba la responsabilidad y empezó a culpar al equipo de médicos que intentó reparar el daño.

"Fue una lucha larga en el tiempo y con un costo elevado", dice Roldán.

La condena de dos meses para el traumatólogo ya es una victoria, pues la primera sentencia fue de apenas 8 días de prisión, por lo que familia de la difunta apeló y consiguió que la Corte Provincial de Pichincha incrementara el tiempo de la pena.

La familia intentó que la Corte Nacional de Justicia cumpliera con el artículo 460 del Código Penal, que señala que el homicidio inintencional se sancione con una pena de 3 meses a 2 años de prisión. Este pedido, sin embargo, fue desestimado.


Califique
2
( votos)